Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

En el Lara Top Fest

  • Fui al Top Festival….aunque suene raro.
  • No pasé roncha y no lo puedo creer. Como a todos los conciertos que voy, llegué tarde porque me choca esperar. Cuando llegué, ya todo el mundo había entrado así que no tuve que hacer cola ni nada. Nos dieron unos pases mágicos, conseguimos puesto de estacionamiento cerquita y entramos velozmente al área VIP. Buen puesto.
  • Todo el mundo siempre está esperando (no sé por qué) que el gobierno les de “algo”. Yo, en mi vida, y de éste muchísimo menos. Pero por primera vez digo que recibí algo del gobierno regional: una acreditación para lo más importante de su plan de gobierno, es decir, el Top Festival. Y sin pedirla, ¿cuánto no es? No iré a ninguna otra función, por cierto, pero gracias.
  • Nunca había visto a Servando y Florentino y los amé. Nadie me cree, pero me encantan. Tienen mala fama de todo pero son unos artistas, que lo digan la Nerd y la niña fresa. Y cantan de verdad, con el perdón de algunos amigos que dicen que cantan y no cantan nada, por ejemplo. Me gustaron, y?
  • Rubén Blades es un señor artista. 2 horas de concierto de las canciones de siempre, del soundtrack de Feli, demasiado fino. Como no tiene temas nuevos, cantó esos clásicos eternos: Plástico, Decisiones, Ligia Elena, Plantación adentro….ahhhhh y María Lionza, demasiado Yaracuy!!!!!!   =)    Impecable, así como uno se imagina que es una gente que ha oído toda la vida., aunque sea indirectamente.
  • Marc Anthony definitivamente no me gusta. Tiene tremenda voz, eso sí. Pero me pasó eso que le pasa a uno cuando tiene que calarse canciones seguidas de una música que no le gusta, estilo ruta: me obstiné. Muy imponente, muy “internacional”, la gente vuelta loca, pero qué se le hace? El hombre no me gusta en lo más mínimo. Y además es un payaso: Hizo una dramatización de emoción, medio temblaba, se persignaba, y ya iba a llorar. Ay no, mi amor con bastante payaso tengo que lidiar a diario pa calarme un showcito así voluntariamente. Next.
  • Lo único divertido para mí de que viniera Marc Anthony era escuchar a toda la humanidad pronunciar mal su nombre. Unos más pa’lante, simplemente dicen “Marántoni” y otros demasiado gringoleo “Merkkkk-azoni”. ¿Es tan difícil decir Marcántoni?
  • El estadio es tan enorme que los gritos son demasiado finos…da esa sensación de concierto sabroooooosa que tan poco se ve en Barquisimeto. Lo malo es que como comentábamos allí, un concierto de rock no llena eso ni en mil años: sabemos lo pichiiiiiirres que son los rockeros guaros para pagar entrada y luego, nunca hay suficiente motivación, como sí la tienen evidentemente los pachangosos y románticos.
  • Como Marc Anthony me obstinó, me fui temprano y no encontramos cola saliendo, así que llegué rapidito a mi casa y no puedo creer que no tenga ni un solo cuento de roncha al respecto.
  • De mi lista de conciertos, este es el primero “tropical” al que he ido. Fue raro, la verdad.
  • Ahora, hablar de los animadores, de la actitud y pinta de 31 de diciembre de la gente en el VIP, de lo bárbaro y desconsiderado que me parece por parte de la gobernación generar el caos que desencadena un evento así en la ciudad y escupir para su casa a las 40 mil personas que asisten a las 4 de la mañana, como si fueran 40 mil que no tienen oficio, un MARTES, MIÉRCOELS, JUEVES…..es redundar. Ni hablar del marco teórico del Top Festival. Los que vivimos en el estado Lara sabemos que es el hijo consentido de nuestras autoridades. Y ya, aquí no hay preocupación de otro tipo. Así que también es redundar.
  • Y esa fue toda mi experiencia en el Top Festival, porque no hay nadie medianamente decente en el cartel que me haga regresar al municipio Palavecino para celebrar con “el gobernador de los grandes eventos”.

 PD: Y sí vine a trabajar al día siguiente,  por si acaso…..

Anuncios

octubre 28, 2009 Posted by | Cuentos de camino, Musiquita | , , , , | 7 comentarios

Chao calle del hambre

Anoche, rodando por la Av. Libertador pasé por la desaparecida Calle del hambre. La verdad no sé desde cuándo, pero ya no existe y ahora está inmersa en eso que llaman Parque Arena o nuevo complejo ferial, dos cosas que todavía no distingo, ni me interesa.

Lo cierto es que me dio una nostalgia enorme, pese a que ya hace un buen que no comía ahí ni por casualidad. La última vez que fui no comí, y fue con Nel, Yumir, El Doc y Marcelo…creo que Mariana aún no había nacido. Mínimo dos años, pues. Además, hoy en día me da tanto pavor pararme en medio de la calle a comer, que cada vez es menos. Sensación de inseguridad, le llaman los altos funcionarios de este gobierno.

Por cierto, adicionalmente y off topic pero como anécdota de lo concurrido del sitio, esa vez nos topamos con el hijo de Henri Falcón, al que recientemente “trataron de atracar”, supuestamente, llegando en una gran Merú con un montón de pavitas para comer en uno de los puestos como todo ciudadano adolescente de Barquisimeto, pues….bueno todo que tenga hambre, no todo que cargue una Merú, claro está.

En fin, los guaros sentimos ese sitio como lugar emblemático entre los no lugares donde todo acababa, donde confluían nuestros encuentros, cuentos y hambre propiamente dicho, luego de conciertos en el también difunto coliseo, la feria o paseo nocturno. Donde llevábamos a los foráneos a probar los pepitos fundacionales de nuestra leyenda local, aunque hayan sido mejorados y esparcidos por otros tarantines.

Yo usualmente iba a El Crítico o el inmejorable Plunch (hubo muchos otros bien populares como Los caroreños, La carreta, Carlos, el archiconocido Toño’s), según la exquisitez y la compañía, después de tantas vuelta y rumbas clásicas en Bamboleo cuando era un poco más divertida y parrandera, a comer full mostaza, a ver desfilar a los personajes épicos e inherentes al sitio, y dejar tantos cuentos sueltos.

Dicen que por el “mejoramiento de la ciudad” –jajaja-, y precisamente, por lo de la inseguridad que dije antes, fue que la embutieron en el nuevo ícono de las celebraciones barquisimetanas.

También recordé algo que me contaba Barranco de algún cercano suyo que la llamaba la “calle alambre”, y la verdad no estoy segura si el verdadero nombre es “el hambre” o “del hambre” como yo le digo, y la despido.

octubre 18, 2009 Posted by | Cuentos de camino | , , , | 1 comentario

Inglorious cine barquisimetano

inglorious-basterds-vanityfair-full03

La verdad es que ya no tengo argumentos para mi inconstancia en este blog. Hay una razón principal: Desde que me quedé sola en mi oficina el tiempo se me limitó para todo y se multiplicó para trabajar (ya tengo compañía eficiente). Pero sabemos que ese no es argumento suficiente: en tiempos de grandes aboYes he escrito igual. Hay razones menores pero que hacen bulto: ser una señora me impide llegar a mi casa a cualquier hora sobre mi propio desorden y sentarme a escribir como antes; a todos los blogueros por muy viejos que seamos nos ha disminuido la frecuencia; el tumblr me distrajo y el twitter me tiene pegada todo el tiempo. He dicho.

En fin, he dejado de escribir por meses y con lo que voy a comenzar este cuento, es exactamente lo mismo que he escrito siempre y no por gusto, aunque parezca ya una vocación: una queja. Y es que no importa cuánto tiempo uno deje de salir a la calle, de enfrentarse con sus semejantes en el mundo real, de reseñarlo, siempre es lo mismo, no cambia. Justo como para constatarlo, mi pana Rafael Osío Cabrices escribió hoy en su crónica acerca del “insilio”, refiriéndose a lo insoportable que le resultó salir a tomarse una merengada en Caracas. En ese particular, agradezco que la provincia no se haya convertido en una pesadilla tan grande, conservándose pequeña.

Lo que principalmente quiero reseñar en este post es que fui a ver Inglorious Basterds ayer sábado en la tarde-noche. Un acontecimiento que para los cinéfilos intensos, provincianos, noveleros como yo, era muy esperado: la nueva película de Quentin Tarantino, recién estrenada en nuestro país (con retraso, por supuesto). Así que en cuanto supe que la estrenarían en Barquisimeto, mentalicé a Nel para salir corriendo a verla, y él que es tan poco todo lo que ya dije, aceptó resignado.

Pero resulta que en Barquisimeto hay dos formas de ver cine: Cines Unidos y Cinex. También existe el Rialto, pero con la gran paranoia que uno sale a la calle, la verdad no es tan fácil ir al Rialto como cuando vi ahí La Historia sin fin II en el 90. Y no estaban pasando Inglorious, anyway. Esas dos cerradas opciones tienen dos lecturas graves:

1. Vas a Cines Unidos que por lo general tiene un buen servicio, pero debes padecer por conseguir entradas, puestos y como siempre está full, calarte a un público insoportable que va a ver la película sólo por ir al cine a ver “lo que sea”. No puedes osar ir sin tener entrada reservada o comprada por internet porque jamás habrá para la función que quieres. El gentirín se debe a que ambos Cines Unidos están en los mini infiernos de la ciudad: El CC Las Trinitarias, al que yo voy sólo en caso de extrema necesidad porque no lo soporrrrrrrto; y el Sambil, que por su espacio amplio me gusta mucho más, pero cuyo cine es una tortura que es mejor evitar. Jamás le pasas por el frente sin que parezca un concierto de Isa TKM.

2. Vas a Cinex donde nunca hay nadie y puedes disfrutar a todo dar de la película, pero ofrecen un servicio pésimo, bodeguero, típico de un pueblo, inefable. La ausencia de bululú, creo que se debe a su ubicación en los centros comerciales del oeste (mi territorio), donde la gente ciertamente compra burda, pero como que no va mucho al cine. Ya he reseñado antes acá lo fino de estar sólo con Nel en una sala sin que niñitos incontrolables o gente que va a echar cuento pal cine nos rodee. Pero eso se paga. En Cinex nunca sirven los puntos de venta y te obligan a pagar en efectivo: bodeguero. Nunca hay suficientes bandejas y te tienes que llevar lo que compres en la mano. Las salas apestan casi siempre. Las luces las apagan a los 20 minutos de haber empezado la película. La actitud de los empleados es esa clásica de la gente que no aguanta su trabajo y quiere cerrar temprano. Y por último, lo que me pasó el sábado nada menos que en la función de Inglorious Basterds:

La película no estaba cuadrada en la pantalla, entonces de desbordaba y eso hacía que no pudiéramos ver los subtítulos (Grave porque hablan varios idiomas) y que cuando algún actor se paraba, se veía decapitado porque la cabeza se le salía del marco. Ahí me entró ese espíritu que como tenía tanto tiempo que no me sometía al mal de servicio de ningún lado en mi ciudad (estaba encerrada, pues), no me entraba, y revivió. Arriba en la salita de proyecciones no había nadie, la otra pareja que estaba en la sala miraba pa’rriba sin respuesta (sólo éramos 4 en total), así que me fui echando chispas para afuera a buscar a uno de los que quiere cerrar temprano y decirle que acomodara la pantalla porque ni modo que pasáramos las casi 3 horas así. El niño se activó y bueno, fue a hacerlo pero qué? Yo ya me había perdido los primeros minutos de la peli mientras hacía toda esa gestión y ya los quería ahorcar. Pa esa gracia, la hubiera visto quemada en mi casa sin tener que pasar por lo del punto de venta, las bandejas y la sala mugre, y la pantalla mal cuadrada, no???

Cuando me bajó un poco la furia, empecé a disfrutar entonces de Inglorious Basterds, pero ya cuando Hans Landa (el mejor personaje de todos hecho por Cristoph Waltz) le tenía avanzado el interrogatorio al francés.

Decir que la película de Tarantino es genial, es redundar, uno no espera menos y él no suele quedar mal. Además, los críticos profesionales dicen que los fanáticos de Tarantino le aplaudimos todo lo que hace, así sea un comercial de papas fritas.

Kate Winstlet decía que para ganarse un Oscar había que actuar en una película sobre el Holocausto y lo confirmó este año cuando ganó. Tarantino osó inventar su propia versión del Holocausto, con un enfoque obviamente friki, irreverente e impecable, que también se le ha criticado, pero por Dios, no esperarán ver a un Hitler como el de El Hundimiento, no? Describirla  sería volver a decir lo que ya saben, aún sin verla.

Así han criticado que figuras como Brad Pitt, Mike Myers o Eli Roth no salen en pantalla por mucho tiempo, pero igual, las actuaciones son buenas, y la ausencia de largos protagonismos no resta méritos.

En estos episodios con gente de culto, las comparaciones son inevitables a pesar de que uno no las quiera hacer, menos cuando, como en este caso todas las películas son completamente distintas, aunque con signos de identificación: la sangre, por ejemplo. Pero diré que en mi colección, no supera a Kill Bill, aunque el nivel es máximo.

También hacía tiempo que no salía tan contenta del cine y es porque Inglorious Basterds es….glorious, definitivo. Espero en la misma situación ahora Los abrazos rotos de Almodóvar, aunque ya varios le hayan echado tierra.

Pero ya saben, esto de comentar películas es tan relativo. Tanto como la primera crítica que leí de Inglorious después de su estreno: “Quentin Tarantino para algunos ha cumplido, para otros no con su Inglorious Bastards”. O sea….

octubre 12, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , | 12 comentarios

Hace 8 años en La Mega

micromega

El pasado 6 de agosto cumplí 8 años de locutora en La Mega de Barquisimeto. Son muchos los post que le he dedicado a La Mega, en los aniversarios de la radio, de mis programas, y ya es un disco rayado que vuelva a decir aquí que esa es la radio donde siempre quise estar.

El viernes 7 hicimos el foro Voces en corto circuito, como parte de la lucha que el circuito Mega hace para mantener todas las radios encendidas. Luis Chataing, Guillermo Díaz, Iván Matta y Alex Goncalves vinieron de Caracas a expresar sus opiniones en el auditorio de la Universidad Fermín Toro. Los “teloneamos” de Barquisimeto, Leonardo Camacho y yo. Unos con más años, más celebridad, más programas y más real que otros, pero todos llevamos la palabra “radio” pegada en la frente y la vocación. Y no es nuestro caso nada más: No he conocido al primer trabajador de radio que no se apasione la vida entera haciendo eso y que de pronto empiecen a cerrar las emisoras aquí es un shock insuperable que obviamente, no queremos seguir viendo –ni oyendo-.

Esa lucha, lo dijimos varias veces no es sólo por el circuito Mega, sino por la radio en general. Pero este post, condicionadamente es sobre mi cumpleaños en La Mega, y lo que quería referir del foro es lo que allí dije: que me gustaría haberlo celebrado, teniendo otro contexto. Y quiero decir: 8 años y contando!!!!

Cuando empecé a trabajar ahí tenía 21 años y apenas estaba en el 3er semestre de Comunicación Social. Toda la vida le agradeceré a Juan Andrés Peñalver haberme ofrecido en nuestras largas jornadas de fin de semana en Bamboleo, ese horario pesado pero divertido, de 10 a 12 de la noche, razón por la cual me quedaba dormida en la clase que tenía a las 7 am.

Además del enorme palo de agua que cayó esa noche que empecé en La Mega mi primer programa que se llamaba A última hora, tengo dos anécdotas que me encanta repetir: Nelson Zambrano fue mi primer operador, y varias personas me decían que era el mejor de todos. “¿Con qué vamos?” era la pegunta que no dejaba de hacer antes de ir al aire para que no lo agarrara fuera de base con algún track del mini disc o alguna llamada. Le tenía pánico porque como saben los que lo conocen, es demasiado antipático y mete miedo, pues. Luego nos hicimos panas porque somos como de la misma calaña jajaj y hoy en día es el gerente de producción de la radio, y también es mi esposo. Y no por esto último, pero confirmo que como operador, no se aceptaba ni un error. Adicional: Lleva 17 años ahí, más de la mitad de su vida. Nadie hace eso sino es por amor al trabajo, no??

Esa misma noche, la primera persona que me llamó para desearme suerte en el programa y tal, fue Leonardo Camacho, el Doc, a quien para el momento, yo no conocía de nada. Se había ido temporalmente de La Mega, dejando ese horario, precisamente. Fue muy pana dándome tips  del horario difícil, y a los meses regresó para la mañana de donde no salió más. Hoy en día, es el director de la radio, mi pana y mi compadre.

He estado en todos los horarios de La Mega  -menos en la mañana, salvo casos puntuales-: Tarde en la noche, temprano en la noche, tarde en la tarde, a media tarde y tempranito en la tarde. Y así somos allá: un equipo grande, una familia grande.

Sigo creciendo, sigo aprendiendo, sigo makinando, ahora en la lucha por hacer valer los dos slogans más recientes de la radio: Fuerza Mega, donde sea….

[Break: Por cierto, para los que me mandaron correos a favor del gobierno, alegando que las radios explotan a sus operadores, les informo que en La Mega, todos cobran mucho más del sueldo mínimo y tienen todos los beneficios contemplados en la Ley. Y hasta donde yo sé 6 horas de trabajo diario no es explotación. Información general, pues.

Ahora, para lo que dicen que no todos los programas son buenos, que si este desinforma, el otro sólo echa broma, creo que no es necesario repetir que esta es una radio de entretenimiento, de corte juvenil y que si un programa le parece malo o lo que usted quiere es escuchar noticias, como todo en la vida: puede cambiarlo y poner otra cosa. Y si cree que la radio va a ser tan culta como nuestro único canal social, pues siéntese a esperar. Me molesta que suene a caletre, de parte y parte.]

Aunque ya nadie lo soporte, dejo el video de la canción en español que MAAAAS sonaba en La Mega cuando empecé

Y esta la que más sonaba en inglés

Y esta la venezolana, cuando no existía el neofolclor

agosto 11, 2009 Posted by | Cuentos de camino, Gajes del oficio, Musiquita | 10 comentarios

“Yo puse las canciones en tu walkman”

walkman-782430

El walkman y yo somos contemporáneos, ambos de 1979. El de julio y yo de diciembre.  Vine a tener el primero como a los 9 años, con cosas tan distintas en los cassettes como Menudo, Guns n’ Roses y Zapato 3.  La semana pasada con la celebración de sus 30 años (yo todavía tengo 29, ok?), leímos y oímos mucho sobre él. Y yo, pues como buena pegada del pasado, no quedo atrás.

Mi primer walkman era un Sony, claro, el padre de la criatura, negro, y me duró muchísimo. Pero después, Feli y yo nos enamoramos de uno que vimos en Margarita, blanco con los botones morados, de niñita pues. Además traía en los audífonos unas gomitas de colores que uno cambiaba según la combinación que quería tener ese día. Y ese me duró mucho más.

Creo que en total tuve 4, siendo el último un Aiwa que también compré en Margarita, traicionando por primera vez a Sony, cuyos audífonos debo decir, aún existen y aún cargo para arriba y para abajo.

En un artículo publicado el viernes en El Nacional, titularon que el walkman cambió la forma que teníamos de escuchar música, y ciertamente, por eso se nos hizo un objeto tan entrañable. Te aislabas con lo que querías oír, lo podías repetir dándole a rewind cuantas veces quisieras, te desconectabas en los viajes de la música del carro de los demás, o era la compañía de los que no tenían.

Cuando viajaba con mi amiga La Mona, siempre íbamos oyendo canciones de despecho adolescente y pobre de nosotras si queríamos repetir o adelantar las canciones. RWD y FWD. Oh well. Era un denominador común para todo su público: viajar con él encima.

En fin, para mí, como para muchos, se convirtió en un compañero de vida inseparable: Poder oír la radio en todas partes era un punto fuerte y además, siempre cargaba un montón de cassettes (que por lo general, grababa de la radio) y mi vida cambió cuando empecé a comprar pilas recargables. TDK, Sony, Maxell, Sonoteck. Un aparataje.

El sábado hablábamos en el programa que en los 80 la gente decía “guolman” para referirse al aparto, sin la notable pronunciación de la sola K que da el LK en inglés. De hecho recuerdo que había gente que le decía “stereo” para no lidiar con la pronunciación de una palabra tan difícil.

La última vez que vi a Fito Páez cantó una de mis canciones preferidas: Al lado del camino, y cuando recitó “yo puse las canciones en tu walkman”, soltó rapidito “¡qué viejo!!”, hoy sería Ipod.

Me costó mucho superarlo, de hecho, tuve mi primer y único discman que aún funciona, bastante tarde con respecto a mis amiguitos. Y por el mismo camino voy con el Ipod: nadie me cree que no tengo. Sé que es una maravilla y cuando los veo, me siento en las cavernas. Quizás es por eso que el walkman para mi sigue siendo lo máximo aunque ya ni vendan los cassettes con música. Me pasé.

Ahora, el nombre walkman como producto sigue existiendo, pues Sony lo ha adaptado con la enorme capacidad de almacenamiento, pantallas touch y demás para competir con el Ipod. Pero para nosotros el walkman, es el guolman de los audífonos redondos y el RWD.

PD: la calidad de la foto apesta pero era el modelo que quería

julio 6, 2009 Posted by | Cuentos de camino, Musiquita | , , , | 6 comentarios

Acostumbrados detalles de la prensa

Encontrar un periódico sin descuidos, errores, faltas, cosas que no son, entre otros, son hechos casi imposibles. Mi padre, Feli, se ha dado a la tarea de señalarlos, corregirlos y explicar el porqué de muchos de los que se encuentra a diario en cada ejemplar de la prensa que lee. Siendo periodista sé que la premura, la presión y el estrés con el que siempre se escribe todo, conducen a esa situación, pero precisamente, es lo que nos condiciona a la vez a estar acostumbrados. Es como haberse resignado ya a que Chávez no se va a ir nunca. No está bien, pero qué más….

Suelto todo este párrafo para justificar que yo no critico por criticar, como cree la mayoría. Tengo una “teoría” por decirlo de algún modo. Lo otro que diré antes de comentar lo que me hace escribir este post, es que, antes de ganarme otra enemiga gratis en un periódico distinto esta vez, debo decir que Claudia Aldana es pana, me agrada normalmente lo que escribe y me gusta que no se encasille en una sola fuente, demostrando habilidades en varias. Y tengo la fe además, de que ella, contrariamente a las “otras”, no dejará de reconocer su falla para batirse diciendo que yo tengo el pelo feo, por ejemplo.

Voy a comentar, sobre la reseña del concierto de los 20 del primer disco de Desorden Público en el diario El Impulso, claro está. El asunto es, que así como fanáticos de la pintura, los libros, la economía o expertos en algún tema científico se alteran cuando ven errores u omisiones en artículos y reportajes relacionados con el tema, yo lo hice cuando vi esta reseña, por varias razones: 1. Por ser una pegada hasta la muerte, y esto implica, ser temática con el asunto. 2. Por la confusión en cuanto al repertorio, que ocurre SIEMPRE que el periodista no conoce bien al grupo a reseñar. Como si a mi me tocara cubrir un show de Olga Tañón, Dios me libre. 3. Las omisiones importantes. Y sí, tal vez estoy dándole más importancia de la que tiene, pero bueno, cada loco con su tema que quiere leer en la prensa.

Esto se resumen en:

1. ¿Por qué en ninguna parte dice que El Pacto subió a tocar con Desorden? Es un dato que tal vez a un lector de El Impulso digital en Maturín no le interese en lo absoluto, pero a los guaros nos dice mucho. Es una de las bandas más emblemáticas que ha tenido el estado Lara, que por años le abrió los conciertos a Desorden en los 90, que se separaron hace tiempo y por primera vez se encaramaron todos juntos a volver a hacer eso por lo que la gran mayoría de los que estábamos ahí nos movíamos en un tiempo. Entonces, no era suficientemente importante por lo meeenos mencionar la presencia de El Pacto en ese concierto? Más aún cuando entre ellos y Desorden tocaron una de sus canciones más conocidas, juntos, y luego, ellos tocaron con Desorden Tiembla. Me imagino que alguno de sus integrantes, esperaban ver algún comentario en esa nota.

2. El tema de las canciones confundidas. Comenzando, precisamente por la de El Pacto. “…Políticos paralíticos y La Caravana para cerrar un noche de elegante irreverencia”. Primero, no cerraron con ninguna de esas dos. Y segundo, Caravana es una canción de El Pacto, no de DP.

Luego, me pongo más ladilla con Pablo Dagnino jeje y la parte que dice “Luego de cantar Miraflores entró Pablo Dagnino, vocalista de la agrupación Sentimiento Muerto para cantar Manos Frías y Enredos”. Esteee, Miraflores es una canción de Sentimiento Muerto, por lo tanto, Pablo no pudo haber salido luego de tocar ese tema, porque precisamente lo único que él cantó fueron dos canciones de SM: Miraflores y Manos Frías, porque Enredos es de Desorden Público y Pablo, no cantó ninguna de ellos.

3. “…los muchachos de Desorden estaban sentados en un sillón viendo televisión. Desde allí, cómodos y desenfadados, hicieron un medley acústico con fragmentos del soundrtrack de Los Mounsters, programa que veían el pequeño televisor”. ¿En qué momento escuchó el medley? Porque mientras estaban en el televisor, lo único que tocaron fue Lili y por eso el teatro con Los Monsters. El medley vino después, en otro contexto que nada tuvo que ver con el televisor y que me imagino que todos los que estuvieron, lo recuerdan.

Yo estoy conciente de que no puede saberse de todo en la vida, y si no eres fanático de una banda, mucho menos conocer los detalles de principio a fin para reseñarlo en el periódico. Pero hay que tener presente que muchos de los que se van a ir de boca a leer la reseña, lo son y en consecuencia, van a saber más que el que escribe. Entonces, en caso de emergencia rompa el vidrio: pregúntele a uno que sepa, que no confunda los temas de DP con los de SM, que no sólo sepa qué es El Pacto, sino que también sepa que ellos tocaron también. Uno que eche el cuento bien, para que al final no parezca que el que está escribiendo no hubiera ido al concierto. Más si la reseña saldrá dos días después.

 Es todo. Soy temática.

junio 25, 2009 Posted by | Gajes del oficio, La gente es así | 16 comentarios

Esto es ska…y remember

IMG00098-20090620-2135

Lo mucho que esperaba el concierto de los 20 años del primer disco de Desorden Público, no era nada para lo que iba a pasar. Y es que este fue un concierto mandado a hacer para gente como yo, que nos la pasamos en un eterno “recordar es vivir”. Los pegados, como dicen algunos.

Lo insuperable que ha sido Desorden todos estos años por sonar simplemente perfecto en cada canción, fue multiplicado en un show súper cuidado, como debe ser. No como ese mamarrachito de hace unos meses en el festival de bandas emergentes. No era para menos el motivo del festín.

Puras canciones viejas, nos callaron a los que siempre nos quejábamos de que en los recientes, no cantaban nada de aquella época de antaño. Y esa era precisamente la idea: celebrar esos temas viejos, irreverentes que todos cantábamos sin parar a diferentes edades al final de los 80. En dos horas de concierto la canción más nueva que había sonado era Tiembla, y nos revelaba que no habría mucho más nuevo allí. El show duró dos horas y media y uno siempre quiere más.

Mal aliento arrancó el repertorio del rememeber y aunque quedaron tantas clásicas por fuera, no dejó de ser completo, contradictoriamente. Todas esas las queríamos volver a escuchar. Eso sí, espero que cuando Canto Popular de la Vida y Muerte cumpla 20 años, vuelvan a hacer otro toque así, porque ese es el de mi adolescencia en pleno.

Videos, performances y cuentos ambientaron muy divertidamente muchos de los temas como Lili es…, Cucarachas con suerte, Lo agarraron, Dónde está el futuro, por nombrar algunas que fueron completadas con ese himno que más nunca pudieron volver a cantar por censurada: Políticos paralíticos, que tumbó el Teatro Juares. Oscarelo proclamándose como nuevo presidente, dejó aquel discurso del gobierno “más mejor y menos peor”, para confirmar que lo que cantó 20 años atrás sigue siendo exactamente igual, y  también parodiar un poquito a nuestro Presidente, y burlarse de todos sus inventos descabellados, al proponerle a Henri Falcón, por ejemplo, una entrada al mar para el estado Lara. Estilo el comandante, pues. Y cuando parecía que iba a pronunciar un discurso amistoso, dijo que todos eran “la misma vaina”, cualquiera fuera el color. Fue genial. Nel dice que soltaron en unos 10 minutos lo que tenían acumulado por todos los años que no pudieron tocar esta canción.

Mi momento preferido del concierto ocurrió bien temprano: Ya había oído que Pablo Dagnino cantó con ellos en Caracas, y en la cola me dijeron que también había venido a Barquisimeto. Estaba preparada para morir y así fue. Walter me advirtió que quedaría con las “manos frías” de cantar Dagnino. Caplís lo presentó con un cuento de la música que hizo historia en los 80, y el gran Pablo entró con Miraflores, mientras todos los de Desorden tocaban y coreaban “Quiero trabajaaar en el gobieeernooooo” (otra que 20 años después cabe perfectamente en nuestro contexto actual) e hizo que yo quisiera sólo escuchar canciones de Sentimiento Muerto, olvidándome de los protagonistas por un rato. Esa y Manos frías –efectivamente-,  hicieron mi noche, la verdad, para mi era suficiente ya.  NADIE fue más feliz que yo en todo el Teatro Jurares y punto. Pero después cambié de opinión y seguí tripeándome a DP.

Otro momento retro, que también estaba anunciado, fue la intervención de El Pacto. Por mucho que nos obstinen las proclamas chavistas de lo que es esta banda hoy en día –casi inaguantable- forma parte de la vida de todos nosotros los guaros y yo, casi lloro por aquellos tiempos en los que El Pacto le abría los toques a Desorden. Máaaaaas remember y sí, demasiado emocionante y fino verlos a todos juntos tocando y brincando Caravana. Los nuevos y los viejos pactos, incluyendo a Ciro que ya no vive en Venezuela. Demasiado.

Creo que esta vez el público si fue algo homogéneo. Las características físicas que veíamos desde arriba no mostraron que la mayoría de los hombres fanáticos de Desorden ya no tiene pelo, por ejemplo ja! Y al menos los que tenía a mi alrededor no estaban esperando solamente Allá cayó, todo el mundo estaba en la misma onda. Ahora, de haber alguno que fuera sólo por el “muñequito ‘e tiza  en la acera”, se fue contento porque esa siempre es la última, única de Plomo Revienta en el repertorio.

DP/SM/El Pacto: Naguará de pegaaaaaaaos todos los que estábamos ahí! Un back in time con una de las mejores bandas de nuestro país. La que ha sabido mantenerse y seguir siendo respetable con los años, la que igual que las otras, no supera sus clásicos, pero aún sigue haciendo música fina. La niña modelo para todas las agrupaciones venezolanas. Desorden Público, explicando 20 años después que esto no es sak, ni kas, sino ska.

junio 21, 2009 Posted by | Musiquita | , , , | 3 comentarios

Movilnet estilo gobierno

Ya había contado parte de mis trágicas historias con Movilnet aquí   y  la vida no cambia, nunca.

A Nel lo atracaron hace un par de semanas cuando, muy hermoso, me fue a llevar a una actividad que tenía en Guama. De regreso paró en la bomba de Las Piedras, y ahí entraron unos choros que a punta de pistola se llevaron la platica de la caja y los celulares de todos los presentes. Y sale uno con el consuelo autóctono del venezolano “menos mal, no pasó nada”.

Cree uno, cuando desconoce la tragedia que significa que te roben un celular Movilnet. ERROR, de los grandes. Ambos tenemos movilnet, un plan postago, muy fino sí, con el que tuvimos algunos inconvenientes al principio (típico) pero con el que misteriosamente nos hemos llevado bastante bien. Sobre todo por aquello de tener siempre saldo, es cómodo, pues.

También tenemos Movistar, pero estamos claros que le damos rosca pa hablar es al Movilnet porque tenemos minutos para todas las operadoras a toda hora. Sin embargo, Nel toda la vida ha sido cliente fiel a Movistar y lo ha puesto por encima de Movilnet. Yo lo fui al principio, cuando tenía mi súper Teletac en los 90, y lo soy ahora, por el Blackberry que desde Movistar me resuelve la vida gracias a sus funciones-aplicaciones para internet.

Ahora, con el robo, qué pasa con el Movistar? Nel lo reporta, se lo cambian, compra un telefonito X ahí para subsanar mientras tanto y problema resuelto en 10 minutos. Una vez más me confirma que esa cola enorme que uno ve a diario en la mañanita en las afueras de Movistar en la Av. Los Leones, es un cola productiva porque todo el mundo sale con una respuesta de ahí.

Caso totalmente contrario a Movilnet. Esperamos que fuera fin de semana, sospechando acertadamente que yo, por ser la dueña de la línea tenía que ir. Nos fuimos a la oficina del Metrópolis, donde nunca cabe un alma más, y esperamos ser atendidos. La respuesta fue tan patética como todas esas cosas estilo gobierno que caracterizan el movimiento de Movilnet, tipo empresa pública.

La línea ya estaba reportada, lo que necesitamos es cambiar el teléfono, como se hizo en Movistar. Pero no, aquí la cosa no es tan fácil porque tienen una especie de tiranía (también estilo gobierno) que te impide comprar el teléfono que te de la gana, tiene que ser uno de 5 que tienen exhibidos. Y el más barato cuesta 350 mil bolos.

Sabemos que los celulares dejaron de ser baratos hace rato, pero las dos primeras opciones son balckberrys, que Nelson particularmente detesta en Movilnet, precisamente por lo cochino y limitado estilo “socialista” que es el servicio con su cuento del CDMA. Además, si estás comprando un teléfono para resolver la emergencia de que te robaron el que tenías, no vas a desembolsillar 3 millones de bolos así de la nada, no? 350 mil bolos no está tan mal, pero los teléfonos son HORRIBLES, o sea no existe una opción medianamente decente con la que te puedas conformar con tener una troja, o pagar una suma mediana por un telefonito más o menos bien. NO. Son los 5 que ellos dicen y punto.

Hay otros, de esos que están mandados a hacer para solventar estas crisis: llaman, reciben y mandan mensajes, no quiero más nada. 80, 100, 150. Ahhh pero esos NO se pueden comprar. Si usted es postpago, son aquellos 5 y ya. No hay pataleo. Una vez más con la excusa del CDMA, el chip, si la línea emigra entonces tendrá fallas y no sé que cuentos chinos más con los que te marean estilo el imperialismo, la CIA y los 40 años de la 4ta república.

Entramos en ese momento que tanto detesto en el que: El de la puerta te dice una cosa, el que te atiende te dice otra, y a su vez, ninguno de los dos coincide con lo que te dijo antes un operador telefónico, ni tampoco con lo que te dirá un vendedor de un agente autorizado. Eso siempre está en el guión y uno no sabe a quién rayos hacerle caso. Estilo CUALQUIER oficina pública o ente gubernamental en este país. (ejemplo: cuando nos íbamos a casar y en todas partes nos decían cosas distintas para llevar los papeles, desde el edificio nacional hasta la propia prefectura).

Lo último que nos dijo la niña que nos atendió, a quien confieso haber sacado quicio jojo (en un momento me dijo “señora no voy a hablar más con usted, sino con el dueño de la línea”…y yo “peeeerdón, la dueña de la línea soy yo!” jajaja), fue que a ellos cada semana les llegan teléfonos, esos sí, poquitas cantidades de ciertos modelos. Así que también estilo Mercal, estilo mercado donde hay azúcar pero no hay mayonesa o donde hay huevos, pero no hay leche, hay que hacer con los benditos celulares Movilnet. Esa ya costumbre del venezolano, no de elegir, sino de comprar lo que se encuentre.

La tipa, cuando ya había perdido toda paciencia conmigo me dijo: “Quién la manda  a no venir en otro momento cuando había más modelos”…Sí, porque debe ser que yo iba a saber que esa semana se iban a robar el teléfono, bolsa!

Lo otro que es una ladilla es el fulano sistema CDMA como antiiiiiiiguo que tiene Movilnet. NO entiendo, todos los demás van avanzando, todo en la vida es GSM y ellos siguen con ese tema al que han cedido poco a poco como con dolor. Desde hace años yo intentaba comprarme un telefonito decente Movilnet, y nunca pude porque todo el tiempo me decían que en 3 meses sacarían uno como el que yo quería. Estilo promesas de gobierno. Y yo siempre tengo el mismo Nokia.

Y ni hablar del Vergatario, antes de que me lo vayan a recomendar jajaja. Creo que NADIE lo ha visto en persona aún. En casi todos los agentes he visto papeles donde insisten en que no pregunten más por él. Movilnet y una idea presidencial juntos: obvio que nunca hay. Ni debe haber habido.

Lo cierto es que 15 días después no hemos podido sustituir el teléfono. Es exactamente igual a todo lo que me ha pasado con experiencias como:

Actualizar el Rif en el Seniat (No me acepta los cambios y tengo que ir a mamarme una cola)

Resolver mi problema con CADIVI (ya el sistema no me acepta un reclamo más en la página, de tantas veces que he preguntado y sigo sin respuesta)

O unas resueltas, pero que son una ladilla también como: pasaporte, papeles del carro, carta de residencia…todo con ese genial toque bolivariano que te da dos opciones únicas: O te sientas a esperar toda la vida o que te coma el tigre!

junio 2, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating | | 9 comentarios

A mano

Continúo con mis penas en el diplomado de “Educación superior”. Ya me resigné: estudio es preescolar. No hay de otra.

Por fin terminé esa materia de Investigación educativa donde hacíamos cosas con foami y en la que todos, el último día de clases llegaron a la conclusión de que nos había “desarrollado la creatividad”. Son esos momentos en los que no entiendes nada de lo que dicen los que están alrededor.

Comencé la nueva materia que se llama Estrategias de la enseñanza y tecnologías de la información y comunicación, TIC. Suena bien, verdad? Error. Otra cosa que puedo afirmar es que en la UPEL los títulos de las materias no se relacionan en absoluto con sus contenidos. Se pueden llamar como usted quiera, física nuclear si lo prefiere, pero el lait motiv siempre será un esquema-dibujo sobre papel bond, sin importar más nada en este mundo.

En fin, bien mal esperanzada sobre lo que podía ser esta materia, me entusiasmé ese primer día de clases y pedía tener un profesor y no una profesora, suponiendo que a un no le gustaría tanto el papel crepé. Pero fallé, otra vez fue una mujer  y justo del tipo que no quería. Bueh.

La clase empezó bien slow down, pero el momento cumbre llegó cuando nos asigna escribir un ensayo, precisamente, sobre la creatividad y el uso de las tecnologías de la información, con el pequeño detalle de que debe ser escrito A-MA-NO. Manuscrito, lápiz y papel, letra carta o imprenta, pero entendible.

Ora vez me siento como la que no entiende nada y aunque traté de controlarlo, esa Anairene indeseable que cualquiera que haya estudiado conmigo alguna vez puede corroborar, renació. Pico y pala con la profesora, yo le decía que me negaba rotundamente a escribir un ensayo a mano, más aún cuando se trata de “tecnologías de la información”, considerando que a estas alturas la computadora ya no es una nueva tecnología, es una herramienta fundamental de nuestra vida cotidiana. Al menos de la mía, maestra Ximena.

Cien argumentos absurdos estilo: “Si lo hacen en computadora, la gente baja un ensayo de Google y lo copia”. Como si no pudieran copiárselo a mano, directo del monitor. Además, en esta parte le dije que yo personalmente, me había sentido completamente ofendida con esa inferencia, porque mi trabajo es precisamente, escribir a diario como para venir a copiarme un ensayito balurdo sobre las TIC. Otro fue: “Es que la computadora no es la única tecnología de la información, deben retomar la costumbre de investigar en la biblioteca y escribir a mano”…Peeeeerdón?????   No estoy de acuerdo si ella misma dijo que era un ensayo tipo opinión.  También dijo: “No puedes negarte a las estrategias de enseñanza, escribir a mano es una de ellas y si dices no puedo, estás trancando tu propio camino”….Tú lo que estás es loca chica!!!!

Claro que no puedo, por varias razones: El ensayo hay que entregarlo con las estúpidas normas monográficas que toda la vida me han caído mal. Eso quiere decir margen 4,3,3,3 (en la UPEL), 1,5 de interlineado, entre otros. ¿Qué pretende? Que haga el marquito ese con los márgenes que hacía cuando estaba en el liceo (bueno, me lo hacía la Mona), para a su vez, ponerlo sobre papel ministro para poder escribir derecho? Es que hasta cuando yo estudiaba 8vo grado en 1992, ya escribía en computadora! Con monitor monocromático.

Sigo con mi discusión y le digo, que para escribir un ensayo “bien pensado y redactado” como fueron sus exigencias, obviamente, debo hacer un borrador, cosa que en la computadora es automático: Escribes, borras, cambias de opinión, te equivocas y lo arreglas sobre la marcha. ¿Qué hago? Escribo el borrador que voy a tachar si cambio de orden, y despuéeeees de eso, lo paso en “limpio”??? YO-NO-TEN-GO-TIEM-PO para esas cosas. No entiendo porque convertir algo tan sencillo en una arcaica práctica echándole carbón.

La discusión llevaba como media hora, mis compañeros me querían matar y para no hacer el cuento más largo, algunos decían “siii, yo prefiero a mano”, y yo no lo podía creer.

Finalmente, la maestra Ximena aceptó que se lo enviara por correo, sobre todo para aligerar aquello que yo había considerado una falta de respeto. Y bueno, ya lo hice.

Total que, me parece inaudito que cada martes y jueves, tenga que regresar en el tiempo por cosas tan patéticas como esta. Lo escribía en Twitter, y la gente además de burlarse, se sorprendía de que algo así me pudiera estar pasando. Pero así voy y es dramático, lo juro. Y las estrategias por supuesto son: mapas mentales, conceptuales y todos los absurdos que se les parezcan. Me pueden decir en qué universidad dan clase de esa manera? UPEL necesita un F5 urgeeeeeente!

PD: al final dijo que cuando le enviáramos el correo, lo enviemos a nuestro correo también para que nos quede prueba de que en efecto lo remitimos. Como si no existiera la carpeta de mensajes de salida, Dios míoooo.

mayo 21, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating | | 14 comentarios

“Este es un ameno ensayo del show que vendrá después”

Jorge Drexler - Cara B [2008]

Así describió Jorge Drexler a su recital del sábado que me dejó gratamente sorprendida. Primero porque yo, que no soy fanática entregada de él, pero me encantan algunos discos, esperaba un concierto más tieso, simple y plano y para nada fue así. Ciertamente fue un concierto algo raro, pero muy entretenido y chistoso. La verdad Drexler, superó mis expectativas.

Dijo que era como un ensayo porque se permitió varias improvisaciones e incluso, pelones. Lo dijo, aunque también ha confesado que indisciplinadamente, nunca ensaya. Y tenía el plus de que llevaba 8 meses sin tocar. Y quedó bien.

Generalidades: Aunque ya he ido a otros conciertos en el Aula Magna, la mayoría a los que voy y que disfruto hasta la muerte, son los escandalosos, donde los acordes retumban. Cara B obviamente, era de esos conciertos íntimos, a los que yo honestamente, les huyo. Y aunque la gente parecía rezar, mientras coreaba bajiiiito todas las canciones, fue un concierto con fuerza. Fue Drexler, pues, creo que tuve suerte de haberlo visto en este momento antes de que la gente lo siga comparando con Ricardo Arjona (cosa que escuché no menos de 10 veces en radio y tv estos días).

Creo que por eso mismo del retumbe, deliré cuando soltaba la guitarra acústica para tomar la eléctrica y la cosa cambiaba un poco. Agradecí esos ratos.

Lo mejor: el repertorio. No hubo momentos de aburrimiento, de “que pase rápido esa canción, por Dios”. De verdad que la selección fue perfecta. Lo que más me gustó fue que cantara Inoportuna como de cuarta y por primera vez en un concierto, no tuve que esperar al menos una hora, la canción que tenía más ganas de escuchar. Pocas veces pasa.

Ahora, la que sonó mejor, según yo, fue El pianista del gueto de Varsovia. En un show que fue como tan calladito, este tema sonó durísimo. Además, hizo un juego de luces con el cual nunca se vio su figura y solo veíamos la luz mientras lo oíamos con una entrega mayor que en el resto de las canciones. Creo que también me gustó de esa manera porque, por el azar concurrente –que diría mi jefe- vi la película El pianista la noche anterior y tenía muy fresca la historia de Wladyslaw Szpilman.  Roman Polanski y Jorge Drexler las contaron a su manera y a mi se me juntaron en menos de 24 horas.

Lo inesperado: Feli que no iba al concierto ya sabía que Roque Valero iba a cantar. Yo que trato de averiguarlo todo antes de las cantadas, fallé esta vez. Por eso tuve miedo cuando lo llamó a la tarima. No me gusta Roque a pesar de que me cae muy bien. Le jaló bastante, dijo que lo admiraba, los abrazó y le dijo compadre…eso está bien para un paisano nuestro. Cantaron juntos Tonada de los tormentos de Simón Díaz, y debo decir en rima: Me quito el sombrero, Roque Valero….sobre todo por como tocó el cuatro. Confieso que lo subestimé.

Las frases: Además del título del post, me gustó cuando reconoció que pierde el sentido del ridículo con los años y quizás por eso no tiene esa actitud intensa que yo esperaba. También me agradó cuando en  Hermana duda, cambió la frase de “vendrán otras guerras” por “vendrán otras gripes” para referirse al tema de moda, pues. Y cuando le pedía a los del sonido que le subieran o le bajaran volumen a sus micrófonos y monitores, cantando como canta exactamente todas sus canciones, lo que confirma esa premisa de mi mamá de que el man habla más de lo que canta, pero me encantó. “Por favor Matías bajále volumen al micrófono”, en el mismo tono que dice… “Linternas japonesas y chicles americanos en los bazares coreanos de San Pablo”, por ejemplo.

El público: El mismo público ladilla de toda la vida. Como dije, me daba risa porque nadie cantaba a todo gañote, al menos arriba en el balcón, donde yo estaba. Muy, muy calladito, la gente iba coreando los temas, sin gritar y sin perder la compostura. Pero no dejaban de gritar que si “te amo”, “qué beeeello” y volverse locos pidiendo temas a cuenta de que a una, la complació al principio. Entonces todos quieren lo mismo. Sin embargo, un pana me dijo que lo de abajo sí cantaban durísimo…

Lo muy Anairene: que Nel me llevara a Caracas y me esperara afuera del Aula Magna. Es el mejor esposo o qué? Aunque el tipo no le gusta, él me compró la entrada y me llevó.  Se entretuvo afuera viendo todas locuras que suceden alrededor de un concierto por muy de “aulamagna” que sea. La gente no lo podía creer y piensan que yo lo exploto, pero no. A otros en cambio, no les entraba en la cabeza que no le guste Drexler y no se haya motivado a entrar.  Después fue compensado con una entretenida y muy cuentera cenita caraqueña jeje.

El fin: Mi amigo Juan Andrés Peñalver me amenazó de muerte  si escribía algo malo del concierto en el blog jaja. El y los otros 38 amigos míos, fanáticos entregados que fueron, me hicieron comentarios al respecto. Consciente de que soy una ladilla para todo, juro que no se trata nada más de criticar, no lo hago por deporte, pero a lo que me refiero con esto de tener  la opción de que no te guste un concierto, obedece a que los músicos no son perfectos, y no es obligatorio que por mucho que te gusten, el concierto será bueno. Verbigracia: Fito con Rodolfo e Incubus, y no quiere decir que alguno de los dos me haya dejado de gustar. Juan Andrés me mandó un mensaje antes de la amenaza y me dijo “esto va a estar arrechísimo” y yo le respondí “eso espero”. Y así fue.

Drexler, canta-habla definitivamente, y a mi me encanta eso. No tiene esa pose del cantautor intenso, de lejos se ve más bien, bastante light.  Divertidas luces y sonidos grabados de las propias calles caraqueñas. Un tipo muy ingenioso, además de romántico, poeta o lo que sea- Fue un concierto my completo, donde faltó muy poco y quedó un grato gusto de haber estado ahí. En definitiva, fue hermoso…

mayo 11, 2009 Posted by | Musiquita | 8 comentarios