Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Mi guión de Amores Perros



El guión de Amores Perros lo compré en una feria del libro de la Universidad de Carabobo en octubre 2007. Ya llevaba años enamorada de la película y no me iba a perder de tener la historia escrita en mi poder.

Aunque me la sé de memoria, me gusta echarle un ojo y releer algunos episodios. Apenas en la primera línea del texto, me di cuenta de que no todo lo que está escrito es exactamente igual a la película:

“1- EXT. CALLE – DIA

Es media tarde. Soleado. Un Caribe plata 1987 cruza raudo por las calles.”

Así comienza el guión de la gran historia en la que vimos en realidad, un Grand Marquís negro. Pero qué importa? La gran historia es gran historia en papel y en el cine, con Caribe o Grand Marquís.

En agosto de 2010, tuve la suerte-honor de conocer a Guillermo Arriaga, en un encuentro divertidísimo e interesante que cuadramos por Twitter. La gente me preguntaba si me había llevado mis libros de su autoría para que me los firmara, si me había tomado muchas fotos, si le había preguntado muchas cosas. Le pregunté poco, pero él naturalmente cuenta mucho. Me tomé sólo dos fotos porque me daba mucha pena y no me llevé los libros, pero si pasé la vergüenza de pedirle que me firmara el guión de Amores Perros, la historia con la que lo conocí y empecé a seguir sin vacío alguno. Y como saben, una de mis historias favoritas, contado aquí y en otras partes.

Antes de firmarlo, lo ojeó. Hizo chistes sobre su foto en la solapa, recordó a su perro Cofi-inspirador de uno de los protagonistas -las peleas de perros que había visto, entre otras de sus ideas para la historia, que nos comentaba como repasando su propio guión, mientras yo estaba con la boca abierta.

Por cierto, el guión termina así:

“191. EXT. CASA – DÍA

Vemos la fachada de la casa del Chivo. Se escuchan tres disparos”.

Y ahora, el mío, empieza así:



Anuncios

septiembre 14, 2010 Posted by | Cuentos de camino, Veo Cine-DVD y poca TV | , | 2 comentarios

Des-autorizados: dec-epcionante

He escrito mucho en este blog sobre cine venezolano. Me he agarrado con un gentío por tener siempre “alguito” que defender, pues aunque suelan fallar en guión, producción, actuación, yo creo ciegamente en el cine que se hace en este país y tengo mi larga lista de favoritas y todo, mucho antes de que se pusiera de moda el cine merideño o este último al que no sé cómo llamar.

El viernes se estrenó en todo el país Des-autorizados de Elia Schneider. Yo fui el sábado, justo un día después a darle otro voto de confianza al cine nacional y a ver por supuesto, a mi novio Erich Wildpret. Y esta vez no tengo nada que defender, nada que argumentar para decir “pero es que tenía esto o lo otro”, alguito para justificar, pues. Hacía años que yo no veía una película taaan mala, y como es de aquí, salí del cine no sólo decepcionada, sino con pena y mucha, y de paso, me sentí estafada por Schneider.

No tiene sentido hacer una reseña de la película, porque la película en sí, no tiene sentido. Y no es que se trate de una historia “loca” como decían algunos en el cine ayer, porque vamos que yo soy fanatiquísima de las pelis locas, de atrás pa’lante, raras o lo que sea. Esto es un gran absurdo que se pierde de vista. Su creadora dijo que la había concebido de manera distinta a como se conciben las películas tradicionalmente, pero una cosa es salirse del patrón ancestral y otra, hundirse en un sinsentido. Creo que ni los más open mind, vanguardistas, whatever, la calificarán positivamente, ni se creerá ese cuento de “una comedia artística”.

Si alguien tenía un prejuicio con Schneider por su dirección de Huelepega y relacionarla inmediatamente con las de su esposo, Sicario y Garimpeiro, se lo puede sacudir de inmediato con esta película, que aunque se llama “Des-autorizados” y pudiera evocar cualquier mala maña de sus conocidas producciones, no tiene nada que ver, y usted amigo espectador, añorará como nunca al malandro del cliché cinematográfico venezolano, aunque no lo quiera. Gran distancia de Punto y Raya, su buena película.

Hubo real, cómo no. No es para nada una producción con las uñas. Llena de absurdos y paradojas como las mujeres que cantan al principio y durante varias escenas de la historia, produciendo, lo juro, dolor de estómago. Las actuaciones son pésimas, sólo Dad Dáger sacó un poco por elenco. Yo he reseñado aquí casi todas las películas en las que ha actuado Erich Wildpret y en todas le he dado un hijo, pero ni por el amor rotundo lo puedo defender en ésta. Creo que me faltó Un lugar lejano, precisamente de José Ramón Nóvoa (me suena rarísimo ese acento pero así lo escriben en los créditos), el esposo de Schneider, pero igual amé el personaje de Wildpret ahí. Ahora,  “Elia lo mató”, me dijo Nel, acertadamente. Será mejor que descanse o que haga una mejor selección de sus próximos personajes. Y Samantha Dagnino, es excelente cantante. Al menos la pusieron a cantar para demostrar que hijo de gato caza ratón, superando con creces la afinación de su padre. No more.

Una de las cosas que más me molestó de la película fue el intento de Schneider en “narrar” la trama. Ella habla de cómo crea sus personajes, los describe y hasta reconoce no saber cómo resolver aquello, siendo al fin la esencia de toda la historia. Pero fue muy mala idea. Además porque narrar y atrapar al espectador no es cosa fácil. Morgan Freeman no lo aprendió a hacer ayer, y no lo digo como una pesada e innecesaria comparación, sino como un ejemplo del trabajo bien hecho y con impacto. Ya Mario Cimarro lo había hecho espantoso en Puras Joyitas, narrando con un tono de voz planísimo lo que pasaba en una historia divertida. Schneider, estaba como echando un cuento por teléfono, sin matices, sin intención de nada. No es fácil para un locutor, a veces no lo es para un actor, tampoco lo es para un director. Además su protagonismo no me cuadró jamás. (Update:  Me corrigieron en Twitter que la narración no es de Schneider, sino de Jean Mary, locutora, que por cierto, me gustaba mucho cuando se oía en La Mega -después no la oí más-….sorry. Entre bomberos no nos pisamos la manguera, peeeero  :s)

Lo más triste de mi función de Des-autorizados, no fue todo ese sabor amargo que traje a la casa, sino que como en ninguna otra película que haya visto en el cine, más de la mitad de los ocupantes de la sala se salió. Adolescentes, parejas, señores, señoras, algunos que fueron solos, gente que se hartó y se fue. Éramos un grupo escaso al inicio y quedamos tan pocos, que ya éramos como panas viendo un quemaíto en la casa. “Cuántos quedamos?”, preguntaban unas doñas españolas que teníamos al lado y que hacían bromas sobre lo valientes que fuimos las tres parejas que aguantamos hasta el final. Me dio tristeza, de pana, y aumentó cuando relaté lo ocurrido en el Twitter y gente de otras ciudades, que había ido al estreno me decían “en mi función también la gente se salió”.

Nel que es mi fiel compañero en estos antojos míos, obviamente odió la película, pero se rió un buen rato con las doñas españolas y recomendó a la gente en un tweet: “Hay que apoyar al cine venezolano, paguen la entrada a Des-autorizados, pero eso sí, ni se les ocurra entrar!”

Échenle un ojo al tráiler arriba. Así es todo: un cuento que no tiene pies ni cabeza.

marzo 28, 2010 Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV | , , , , , , | 19 comentarios

And the Oscar goes to…

Ha sido un clásico que escriba mis reseñas de películas pre Oscar en este blog, así como también mis comentarios sobre los premios. Sabemos que las costumbres blogueras han cambiado, el tiempo, los benditos 140 caracteres, entre otros. Lo que no cambió fue mi empeño por conseguir las películas nominadas antes de la ceremonia para tener por quién ir con propiedad.

Y este año fue multiplicado con el tema de las 10 nominaciones. Pero saben qué? No me gustó en lo absoluto este Oscar y sus 10 películas es lo más nulo que he visto. Bueno 7, porque no vi District 9, y estamos claros que la mejor película del año pasado, sin duda alguna fue Inglorious Basterds, totalmente ignorada por la academia, como era de esperarse. Será por intensa, será por patrón de conducta, será por Tarantino lover, o lo que sea. Es la única de las 10 películas 100% buena, según yo. Y también está UP, que es lindita y se llevó su merecido Oscar de animación y hasta ahí.

El resto, son normales….algunos buenos guiones, pero todas con una característica común: Domingueeeeras. Esas pelis que uno se vacila echado en la casa y ya. The Blind side, Up in the air,  An education y muy a mi pesar, A serious man, de mis queridos hermanos Cohen. Mi vida sería la misma si no las hubiera visto. Le di un plus a Precious, por la historia verdadera, el drama y la simpática historia de la gordita protagonista, quien ni soñaba con ser actriz y, como dijo doña Oprah,  estuvo nominada en la misma categoría con Meryl Streep, por ejemplo.

Y muy especialmente, no me gustaron las dos favoritas: Avatar y la ganadora total The hurt locker. Creo que ni siquiera tengo nada que decir al respecto, salvo el episodio histórico de que al fin una mujer  (la Kathryn Bigelow) haya ganado el Oscar por dirección. Pero nada memorable. Y muy conveniente.

Pueden revisar que año tras año digo esto: películas nulas, Oscar nulo, post nulo. Así es: no es que cada año me queje más, es que cada año se pone peor la cosa. Y aquí lo dejo reseñado un año más.

marzo 11, 2010 Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV | , | 1 comentario

Inglorious cine barquisimetano

inglorious-basterds-vanityfair-full03

La verdad es que ya no tengo argumentos para mi inconstancia en este blog. Hay una razón principal: Desde que me quedé sola en mi oficina el tiempo se me limitó para todo y se multiplicó para trabajar (ya tengo compañía eficiente). Pero sabemos que ese no es argumento suficiente: en tiempos de grandes aboYes he escrito igual. Hay razones menores pero que hacen bulto: ser una señora me impide llegar a mi casa a cualquier hora sobre mi propio desorden y sentarme a escribir como antes; a todos los blogueros por muy viejos que seamos nos ha disminuido la frecuencia; el tumblr me distrajo y el twitter me tiene pegada todo el tiempo. He dicho.

En fin, he dejado de escribir por meses y con lo que voy a comenzar este cuento, es exactamente lo mismo que he escrito siempre y no por gusto, aunque parezca ya una vocación: una queja. Y es que no importa cuánto tiempo uno deje de salir a la calle, de enfrentarse con sus semejantes en el mundo real, de reseñarlo, siempre es lo mismo, no cambia. Justo como para constatarlo, mi pana Rafael Osío Cabrices escribió hoy en su crónica acerca del “insilio”, refiriéndose a lo insoportable que le resultó salir a tomarse una merengada en Caracas. En ese particular, agradezco que la provincia no se haya convertido en una pesadilla tan grande, conservándose pequeña.

Lo que principalmente quiero reseñar en este post es que fui a ver Inglorious Basterds ayer sábado en la tarde-noche. Un acontecimiento que para los cinéfilos intensos, provincianos, noveleros como yo, era muy esperado: la nueva película de Quentin Tarantino, recién estrenada en nuestro país (con retraso, por supuesto). Así que en cuanto supe que la estrenarían en Barquisimeto, mentalicé a Nel para salir corriendo a verla, y él que es tan poco todo lo que ya dije, aceptó resignado.

Pero resulta que en Barquisimeto hay dos formas de ver cine: Cines Unidos y Cinex. También existe el Rialto, pero con la gran paranoia que uno sale a la calle, la verdad no es tan fácil ir al Rialto como cuando vi ahí La Historia sin fin II en el 90. Y no estaban pasando Inglorious, anyway. Esas dos cerradas opciones tienen dos lecturas graves:

1. Vas a Cines Unidos que por lo general tiene un buen servicio, pero debes padecer por conseguir entradas, puestos y como siempre está full, calarte a un público insoportable que va a ver la película sólo por ir al cine a ver “lo que sea”. No puedes osar ir sin tener entrada reservada o comprada por internet porque jamás habrá para la función que quieres. El gentirín se debe a que ambos Cines Unidos están en los mini infiernos de la ciudad: El CC Las Trinitarias, al que yo voy sólo en caso de extrema necesidad porque no lo soporrrrrrrto; y el Sambil, que por su espacio amplio me gusta mucho más, pero cuyo cine es una tortura que es mejor evitar. Jamás le pasas por el frente sin que parezca un concierto de Isa TKM.

2. Vas a Cinex donde nunca hay nadie y puedes disfrutar a todo dar de la película, pero ofrecen un servicio pésimo, bodeguero, típico de un pueblo, inefable. La ausencia de bululú, creo que se debe a su ubicación en los centros comerciales del oeste (mi territorio), donde la gente ciertamente compra burda, pero como que no va mucho al cine. Ya he reseñado antes acá lo fino de estar sólo con Nel en una sala sin que niñitos incontrolables o gente que va a echar cuento pal cine nos rodee. Pero eso se paga. En Cinex nunca sirven los puntos de venta y te obligan a pagar en efectivo: bodeguero. Nunca hay suficientes bandejas y te tienes que llevar lo que compres en la mano. Las salas apestan casi siempre. Las luces las apagan a los 20 minutos de haber empezado la película. La actitud de los empleados es esa clásica de la gente que no aguanta su trabajo y quiere cerrar temprano. Y por último, lo que me pasó el sábado nada menos que en la función de Inglorious Basterds:

La película no estaba cuadrada en la pantalla, entonces de desbordaba y eso hacía que no pudiéramos ver los subtítulos (Grave porque hablan varios idiomas) y que cuando algún actor se paraba, se veía decapitado porque la cabeza se le salía del marco. Ahí me entró ese espíritu que como tenía tanto tiempo que no me sometía al mal de servicio de ningún lado en mi ciudad (estaba encerrada, pues), no me entraba, y revivió. Arriba en la salita de proyecciones no había nadie, la otra pareja que estaba en la sala miraba pa’rriba sin respuesta (sólo éramos 4 en total), así que me fui echando chispas para afuera a buscar a uno de los que quiere cerrar temprano y decirle que acomodara la pantalla porque ni modo que pasáramos las casi 3 horas así. El niño se activó y bueno, fue a hacerlo pero qué? Yo ya me había perdido los primeros minutos de la peli mientras hacía toda esa gestión y ya los quería ahorcar. Pa esa gracia, la hubiera visto quemada en mi casa sin tener que pasar por lo del punto de venta, las bandejas y la sala mugre, y la pantalla mal cuadrada, no???

Cuando me bajó un poco la furia, empecé a disfrutar entonces de Inglorious Basterds, pero ya cuando Hans Landa (el mejor personaje de todos hecho por Cristoph Waltz) le tenía avanzado el interrogatorio al francés.

Decir que la película de Tarantino es genial, es redundar, uno no espera menos y él no suele quedar mal. Además, los críticos profesionales dicen que los fanáticos de Tarantino le aplaudimos todo lo que hace, así sea un comercial de papas fritas.

Kate Winstlet decía que para ganarse un Oscar había que actuar en una película sobre el Holocausto y lo confirmó este año cuando ganó. Tarantino osó inventar su propia versión del Holocausto, con un enfoque obviamente friki, irreverente e impecable, que también se le ha criticado, pero por Dios, no esperarán ver a un Hitler como el de El Hundimiento, no? Describirla  sería volver a decir lo que ya saben, aún sin verla.

Así han criticado que figuras como Brad Pitt, Mike Myers o Eli Roth no salen en pantalla por mucho tiempo, pero igual, las actuaciones son buenas, y la ausencia de largos protagonismos no resta méritos.

En estos episodios con gente de culto, las comparaciones son inevitables a pesar de que uno no las quiera hacer, menos cuando, como en este caso todas las películas son completamente distintas, aunque con signos de identificación: la sangre, por ejemplo. Pero diré que en mi colección, no supera a Kill Bill, aunque el nivel es máximo.

También hacía tiempo que no salía tan contenta del cine y es porque Inglorious Basterds es….glorious, definitivo. Espero en la misma situación ahora Los abrazos rotos de Almodóvar, aunque ya varios le hayan echado tierra.

Pero ya saben, esto de comentar películas es tan relativo. Tanto como la primera crítica que leí de Inglorious después de su estreno: “Quentin Tarantino para algunos ha cumplido, para otros no con su Inglorious Bastards”. O sea….

octubre 12, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , | 12 comentarios

Antes del Oscar 2009

Minutos antes de la ceremonia del Oscar, terminé de ver The Reader, una de las importantes que aún me faltaba ver. Y me encantó!

Lo más seguro es que quienes lean este post, lo hagan cuando ya todos los premios estén entregados, pero antes de eso, quiero agregar algunas cosas al que escribí hace unos días sobre el Oscar 2009:

– Sólo un genio como Darren Aronofski podía hacer que Mickey Rourke reviviera de una forma decente y no con los papelitos mediocres a los que estábamos acostumbrados y que tal vez, lo hicieron retirarse. A mi me gustó muchísimo, la verdad, así que The Wrestler es mi actor favorito de esta noche, por encima del Brad Benjamin y de Sean Penn como I am Sam gay, como dice Benito. Si Kim Bassinger, su compañera en su carta de presentación, Nueve semanas y media, ganó un Oscar por menos que eso, por qué no Rourke para este año?

– Tengo un apasionamiento de años por Kate Winslet, me encantan todas sus películas -menos Titanic, of course-, un repertorio respetable, con papeles tanto divertidos como intensos y suele ser mi favorita cuando está nominada. Esta vez lo es one more time. Es excelente en The Reader, como también lo es en Revolutionary Road, que negrearon en este Oscar. Sea cómica, romántica, rebuscada, la Winslet con ese inglés-inglés siempre me encanta.

– También vi a Anne Hathaway en Rachel getting married. Si yo fuera hombre -o gay- quisiera casarme con Anne, es demasiado beia y también me encanta siempre en las películas. Su papel de Kim merece esa nominación, es GENIAL y me recuerda mucho a mi amiga de la universidad Gaby Martín, quien no tenía las malas mañas de ella, pero era como hiperquinética a su estilo. Pero la película es una ladilla, así que prefiero a Kete, porque igual, ha estado nominada por muchos otros papeles buenos y nunca gana. Me amotino.

– Ya dije que Angelina me gustó mucho también, no? Pero Kate, puntea en mi lista.

– No me dio chance de ver Doubt, pero ahí la tengo. Lamentaré no haberla visto, si tal y como anunciaba la lista infiltrada, gana Amy Adams de esta película, como actriz de reparto, o su compañera Viola Davis, favorita de la crítica. También tengo gran debilidad por Penélope Cruz y Nel dice que eso obedece a una sola razón: es una chica Almodóvar, y probablemente sea cierto. Igualmente, dije que no me pareció para tanto su actuación en Vicky Cristina Barcelona, pero no me desagradaría que ganara.

– Y sí, aunque sobrevalorada, Slumdog Millonaire, es mi ganadora por ser la más original. Me encantó la historia de The Reader, pero creo que no tiene la fuerza característica de la peli ganadora, cosa que ya le ha ocurrido a su director, Stephen Daldry con Billy Elliot y Las Horas. Y Benjamin…no hablarán en serio, creo. Es entretenida, pero hasta ahí, aunque amo, amo a David Fincher, su director. Brad Pitt es como su “chico Fincher”, protagonista de Seven, El club de la pelea y ésta.

– Todos los directores me gustan. De todos tengo alguna película favorita, así que cualquiera me va a alegrar, pero me inclino por Danny Boyle y Stephen Daldry.

No sé, vamos a ver….ya el Oscar está empezando…..

Pd: Sí,  me sigue chocando que le quieran dar el Oscar a Heath Ledger sólo porque está muerto, aunque sea demasiado beio de Joker.

febrero 23, 2009 Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV | 3 comentarios

¿Nulo Oscar?

Parece que tenemos un vacío y una nulidad considerable con el Oscar de este año. Jajaja, todos los años digo lo mismo. Siempre he sido fanática de ver las películas antes de la ceremonia y por costumbre, las comento aquí en el blog. Llevo algunos años en eso y como sabemos, cada vez es más fácil conseguir las pelis, lejos de aquellas veces que teníamos que esperar que llegaran al cine algún día.  Sin embargo, tampoco es que tengo mucho tiempo para verlas todas, pero en 2009  voy bastante bien, sólo con la observación de que, las que llevo me parecen absolutamente convencionales, predecibles y con muy poco atractivo. Repito, cada año digo lo mismo.

 

Lo contradictorio es que con todas me he entretenido, sí. No ha habido alguna que quiera tirar a la basura, pero la verdad, ninguna me enamoró. ¿Cuáles llevo? Ahí voy…

 

La categoría más importante, mejor película, luce débil:

 

The Curious Case of Benjamin Button, Frost/Nixon, Milk, The Reader y Slumdog Millionaire.

 

Me faltan Frost/Nixon y The Reader. Brad Pitt como Benjamin Button es una cosa como entretenida, diferente a su repertorio y bastante bien para ver un domingo en la tarde. De ahí a ganar el Oscar, es mucho pedir. Milk, aún y por estar dirigida por el buen Gus Van Sant es más de lo mismo: Una historia real, un cuento muy bien echado, pero tampoco es para tanto. Slumdog Millionaire es la que va a ganar, al parecer. Ha sido el batacazo en todos los premios hasta ahora, pero tampoco es para morirse. Tal vez le suman puntos, el fanatismo de la gente hacia Danny Boyle (inclúyome), precisamente, lo racista por lo que ha sido criticada y la parodia de ver a alguien que sólo por casualidades y sus propias ronchas de la vida, puede ganar el jueguito de Quién quiere ser millonario.

 

Y ya. Ese es todo el Oscar.

 

Yo aún persigo Burn after reading de los grandes hermanos Coen, pero no está nominada por nada. Maté por Vicky Cristina Barcelona y no me encantó.

 

Nominadas eternas en las categorías de actrices como Meryl Streep (tas pasada), Kate Winstlet, Marisa Tomei, Angelina Jolie o con apariciones muy breves que no te hacen entender por qué están ahí como Penélope Cruz y Traji P. Henson. Ahora, vi Changeling con Angelina y la verdad me convenció bastante, y digo con sorpresa que me resultó una buena actuación. Y con vehemencia digo que amo a Kate y nunca gana. Su arrase en los Golden Globes fueron lo máximo, pero no la he visto en The Reader, así que no sé nada.  

 

Más o menos lo mismo ocurre con los actores. Leí por ahí en un Tumblr que la celebrada actuación de Sean Penn era la repetición del personaje de I am Sam, pero gay. Jaja, creo que es cierto, a veces dudaba cuál de las dos películas estaba viendo. Igual, yo amo a Sam. Por otra parte, nunca en la vida he visto a Mickey Rourke hacer ninguna actuación decente, sin embargo, su papel The Wrestler ha recibido muy buena crítica. No sé nada, tampoco.

 

Y mejor ni hablar del actor de reparto con mi querido finado Heath Ledger, porque le jalamecatismo de la gente –incluyendo a la academia- sólo porque está muerto me da mucha pereza. Ese guasón no se ganaría el premio ni en mil años si Ledger estuviera vivo.

 

También vi Revolutionary Road con la considerablemente mejorada pareja del pavoso Titanic: Leonardo Di Caprio y Kate Winslet, dirigidos por Sam Mendes y con pocas nominaciones.  Predecible, totalmente, pero me agradó, sobre todo por las actuaciones que me parecieron perfectas, aún sobre los papeles tan cotidianos.

 

Se acentúa la nulidad cuando vemos la lista de nominados para mejor canción de película. Siempre gana Disney, “tamos claro” (como dicen todas las propagandas del SI, así con la falta de S al final), pero siempre ha habido escenas finas con temas como los de Aimee Mann en Magnolia, que nunca ganan pero son buen espectáculo, o sorpresas como cuando  Drexler ganó con todo y que no lo dejaron cantar. Este año sólo hay 3 nominadas…treees! No show, pues. Y lo peor es que dos son de la misma peli: Slumdog Millonaire, en hindú. Y el último es el gran Peter Gabriel por el tema de Wall-e. Más nada.

 

Alemania, Austria, Japón, Israel y Francia se pelean el extranjero y no conozco ninguna.

 

Tanto hablar e igual me echaré completica la ceremonia el 22 de febrero, como de costumbre, y estaré pendiente de las que me faltan y quiero: Doubt, Rachel getting married (con la muy bellísima Anne Hathaway), The Wrestler, In Bruges, Frozen River, Tropic Thunder…ahí tengo pa todo el año…

He aquí la lista completa, por si no la han visto

Aclaratoria anual: Esto no es un intento de crítica de cine. Es mi muy poco relevante para el mundo opinión personal hacia un hobby, casi manía…oook??  Por si acaso vuelve a pasar lo mismo de todos los años, también…..

enero 30, 2009 Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV | | 3 comentarios

La mamá de Chispita en La virgen negra

Quien vaya a ver La virgen negra creyendo que Carmen Maura es la estrella del asunto, que se baje de esa nube. Aunque ciertamente, no hay estrella en esa película, la luminaria con peso es Angélica Aragón, a quien yo toda la vida he llamado “la mamá de Chispita”, por la culebra mexicana que la hizo popular en este país (Chispita, con Lucerito). Es como se ve en la foto.

 

La virgen negra es una historia bien simpática y cómica que muestra el folclorrrr de un pueblo de negros, donde algunos blancos son atractivos importantes. Costumbres, creencias, camaradería y populismo autóctono de nuestros pueblos, es lo que arma esta película, que en realidad no tiene una trama que atrape.

 

Cierta originalidad entretiene un rato, sobre todo con las actuaciones de los niñitos del cuento, resaltando las de dos negritos que amé en toda la peli: Geily Rosales (Negrita) y Julio Rodríguez (Franklin). Además de ellos, son buenas actuaciones las de Carolina Torres (Manita), Francisco Díaz (El cura Isidro), y el brasilero Matheus Nachtergaele (Joao Pinto), a quien tardé en reconocer como el mala conducta Sandro Cenoura Carrot de Ciudad de Dios.

 

Carmen Maura en un aliciente que le confiere prestigio a Ignacio Castillo por contar con ella en su ópera prima, y de no ser porque es encantadora hasta callada, el personaje hubiera sido casi tan nulo como el de Jessika Grau, que hasta con trama oculta, ni va, ni viene.

 

Pedazos de esa desfachatez que nos hace tan peculiares a los venezolanos (ni hablar de los de la provincia adentro) y astutos movimientos de cámara, enriquecen un cuento al que por muy entretenido que sea, no hay mucho que sacarle. La historia se acaba pronto y la tela para cortar no es mucha.

 

Solemos consolarnos con las películas  venezolanas que tienen una “propuesta diferente” por sus vestigios de originalidad, pero insisto que la debilidad de los guiones sigue siendo el gran pelón que tiene nuestro cine.

 

La verdad es que yo me entretuve (aunque estaba bastante molesta porque la sala  del Cinex del Babilón apestaba enormemente: muuuugre); Nel vaticinó a la media hora que ya la trama no daba para más, y mi amigo Fabián, que no es venezolano, no entendió jamás lo que pasaba en la película. 

 

Cuando llegamos a la casa mi mamá preguntó muy interesada qué tal la peli porque dice estar enamorada del director Ignacio Castillo, lo ha visto en muchas entrevistas por ahí y le sorprende que tan joven (24 años, creo), haya dirigido un largometraje…también dice que es bello y ojalá le vaya bien con su peli. No le agradó mucho mi expresión y se consoló con afirmar que a Nel y a mi “no nos gusta nada”. Pero tampoco fue que no me gustó, sino que honestamente, yo esperaba mucho más que unas carcajadas a punta de diálogos infantiles de negritos, pues.

 

Pero también hay que verla, cómo no….y recuerden,  la verdadera estrella de La virgen negra no es mi amada Carmen, es Angélica Aragón, aunque de apariciones breves. La mamá de chispita.

 

octubre 26, 2008 Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV | , , , , , , , , , , | 4 comentarios

De lo divertido que resultó ir al cine este fin…

Este fin de semana me pasó lo más cómico que me ha ocurrido en un cine alguna vez, y al mismo tiempo, volví a confirmar lo farandulera que es la gente en Barquisimeto.

 

Quería ver la película Perros Corazones de Carmen La Roche, un día después de su estreno, yo tan fiel al cine nacional, siempre. Nel y yo estábamos en la radio y por la cercanía, lo más lógico era que fuéramos a un cine por aquel lado (este) de la ciudad y no a Cinex, que es mi preferido, con ambas salas ubicadas al oeste. Como suele suceder con las pelis venezolanas, no estaba en todas las salas, sino en dos: La nueva de Cines Unidos del Sambil y Cinex del  CC Babilon. 

 

Yo la verdad, ya había perdido la costumbre de reservar en Cines Unidos porque hace un buen rato que dejé de ir a Las Trinitarias, y qué ilusa, pensé que en fin de semana iba a conseguir entradas en el Sambil. Pese a ser una película venezolana, que normalmente no llenan salas en todas las funciones, y clase C, que normalmente no llenan salas en todas las funciones, cuando llegamos a las novedosas y aún no familiares máquinas que despachan las entradas en Cines Unidos del Sambil, obviamente no había entradas para ninguna función de Perros Corazones. Insólito, casi inédito en el cine nacional desde la película de Salserín. Qué bien por Carmen La Roche, pensé.

 

Picados por ver la peli y porque pocas veces tenemos tiempo para esto, decidimos arrancarnos para el Babilon, donde siempre hay entradas disponibles, y verla entonces en la última función de la noche. Cuando llegamos a la taquilla ocurrió el episodio cómico nunca antes visto por mí en cine alguno:

 

Anairene: Me das dos para Perros corazones a las 9 y 20, por fa

Cajera del cine: ¿Ustedes están seguros de que quieren ver esa película?

Anairene: (Cara de ponchada)…Eeeeehh, sí, me acabo de echar un viaje desde el Sambil sólo para verla

Cajera del cine: Ay, yo le recomendaría que no. Yo la vi ayer y es aburridísima, demasiado lenta, no pasa nada. Si pueden ver otra…

Anairene: (mira a Nelson con cara de “qué es esto” y sin contener la risa, insiste)… ummm, bueno, no importa, corremos el riesgo

Cajera del cine: De hecho serían los únicos en la sala, más nadie ha comprado entradas para esa función

Nelson: O sea, que si no entramos no la proyectan?

Cajera del cine: Sí, si la proyectan, es un acuerdo con la productora aunque no haya nadie

Nelson: Bueno, vamos

Cajera del cine: Bueno, pero al menos tiene un mensaje muy bonito al final

Anairene y Nelson: Graacias (muertos de la risa)

 

Episodio cómico: ¿Qué cajero de un cine trata de convencer al público de que no vea una película? La verdad, es que si me lo hubieran advertido en ese mismo cine con El Caracazo, que es lo peor que he visto en mi vida, lo hubiera agradecido.

 

Episodio que me confirma que en Barquisimeto la gente es lo más novelero y farandulero que existe: Que en un cine nuevo en el este no haya entradas para una película venezolana a ninguna hora, mientras que en el extremo de la ciudad, en un cine más viejo, la misma película haya vendido sólo dos entradas (Las mías). Obviamente, la gente no se estaba matando por ver Perros Corazones, lo que quería era ir al cine nuevo del Sambil a ver lo que fuese.

 

Creo que toda esta historia me hizo ubicar la película en un segundo plano, aunque fuéramos las únicas dos almas que la disfrutamos en esa sala tan grande, con asientos tan cómodos. Pero definitivamente, la cajera estaba completamente equivocada. A mi me pareció buena, otra de esas sustanciosas propuestas que ha hecho la gente recientemente con nuestro cine, “diferente” le dicen algunos.

 

Ciertamente, es lenta, pero uno siempre está alerta, con un suspensito que te mantiene pendiente. Tiene como todas las películas venezolanas, ciertas debilidades en el guión que los simples espectadores percibimos, y creo que lo que la cajera llamó “mensaje bonito al final” fue un cierre un poco cursi, pero en general me pareció bien. Marialejandra Martín y Miguel Ferrari, son harto conocidos por sus trabajos en telenovelas, pero ambos demostraron ser mucho más que protagonistas de dramáticos con muy buenas interpretaciones. No sólo el personaje de la novela pues, que es lo que pasa con ese actor que tanto me agrada pero que tan poco me convence, cuyo nombre empieza por Edgar y termina por Ramírez (y eso que se le conoció en una sola novela).

 

Al principio estaba muy desubicada con el malandro de la peli que se parecía a la mayoría de mis amigos de antes: Dreadlocks, piercings, mal aspecto…pero malandro??  Nelson decía que lo habían buscado en el Bunker del Este….pero todo tiene una explicación, finalmente.

 

Sí es distinta, lenta pero entretenida, divertidos movimientos de cámara, perros entrenados, bien hecha con pocos personajes y sólo dos locaciones: un parque que es puro monte y una casa en la que todos los que tenemos más de 20 años viviendo en la misma casa, encontraremos similitudes con la nuestra. Buena opción para ver una película venezolana, no sólo por ir a conocer una sala de cine. Aquí en su página le pueden conocer la historia.

 

Mi frase favorita fue la del malandrito David (Josué Gil) : “Yo no soy malo, soy una rata, pero no malo”.    =)

octubre 13, 2008 Posted by | La gente es así, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , , , , | 4 comentarios

“Lo que uno espera de la tv regional”

El gran Pino me dijo en estos días algo que de lo que no me había percatado, con respecto a nuestra nunca bien ponderada televisión regional.

Resulta que gracias a la cadena TVR (algo así como “toda Venezuela realmente”), diversos canales regionales se ven en todo el país. Y aunque en otras ciudades, desde luego, haya televisoras regionales, ninguna es como Promar TV, y ahora el resto del país, tiene la oportunidad de disfrutarlo tanto como yo, o como Pino que ahora lo ve desde Mérida.

Comentando todo lo que allí se ve, intuyo que el programa que más se tripea es Rompiendo las mañanas con Víctor Torrealba Leal. Sin duda un programa muy guaro, muy auténtico, que tiene mil años siendo la voz de muchas comunidades –primero en la radio y ahora simultáneamente por tv en la señal de Promar-, con un conductor muy peculiar: cómico, ordinario, torpe para leer titulares, pero definitivamente un icono de la radiodifusión barquisimetana. Yo lo amo y a las 5 a.m. me despierta todos los días.

“Es justo lo que uno espera de la tv regional”. Esa es la acertada conclusión a la que llegó Pino, en la que yo nunca había reparado, y es completamente cierto. Sin poses, echao pa’lante, con una compañera que le lleva el ritmo perfectamente, Víctor Torrealba Leal no se cae a cobas y es lo más guaro que se puede ser en la televisión guara sin ningún tipo de pretensiones. Que es el error obviamente, en el que incurren los demás: querer tapar lo provinciano, lo chaborro, con una falsa elite high class que no deja de ser provinciana y chaborra. Ver cualquier programa para confirmarlo.

Mujeres que no saben lo que dicen pero andan de punta en blanco, extensiones, mandibuleo, constantes vacíos, inspiradas en Maite o Camila Caníbal, pero epa, es el estrellato guaro!! es el máximo nivel, aunque sigan presentando grupos de gaitas que versionan lo mismo y señoras que hacen jabones de glicerina, es televisión, anyway. Sino, escuchen como durante los noticieros recomiendan visitar su página web para que “conozcan más de nuestros artistas”, porque los que trabajan ahí dejaron de ser periodistas hace rato para convertirse en artistas. Jajaja. Claro, hay excepciones: Don Julio César Caripá, José Luis Yépez y José Barreras, no son artistas. Algunos reporteros también se salvan. Nathaly Viteznic, es mi favorita, y mi querido médico, Alfonso Castillo Dugarte, es el único que hace un programa coherente. Pero la mayoría cae en ese saco.

O mi amigo, Juanchi Peñalver, que es “artista” pero es uno de los pocos que sabe lo que hace, aunque casi siempre lo rodee gente que no lo sabe. O excepciones como la ginecóloga del programa donde 5 mujeres hablan desaforadamente de traumas y frustraciones y ella, que es la única que no es comunicadora, es la que lo hace mejor.

Otra prueba fehaciente y reciente del chaborreo disfrazado de este canal es haber transmitido el noticiero -que debería ser la transmisión más seria de toda la programación- desde el complejo ferial o Arena Plaza, en plena feria, con los reguetoneros cantando al fondo. No es eso demasiado Sábado Sensacional???? Pero estaba de moda, era lo in en ese momento, y aunque el ancla salga muy bien vestid@, peinada@, maquillado@, o lo que sea, noticiero en feria es demasiado provinciano…. Y niche.

O un programa de espantos y leyendas urbanas, que promocionan con un afiche en el que la conductora sale muerta de risa y posando, como si se tratara del programa Portada’s o una cosa muy fashion divertida.

En fin, en esto puedo pasar todo el día, y si están fuera de Barquisimeto y tienen TVR, pueden constatarlo ustedes mismos y divertirse como jamás en la vida con otro canal.

Y sí, eso definitivamente es lo que hace tan auténtico y popular a Víctor Torrealba Leal y su programa, su sensatez y poca pretensión en la pantalla, sin ese aire cosmopolita que raya en la avenida Ribereña, sin la sabiduría fingida de pelucas ambulantes, sin chillonas hermosas….es como dice Pino, justo lo que uno espera de la tv regional.

octubre 6, 2008 Posted by | La gente es así, Mediático, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , | 6 comentarios

Mañanas regionales

Si hay algo con lo que me divierto cuando estoy de vacaciones es con los canales regionales. Pero aunque siempre en vez de risa, me dan tristeza, creo que esta vez me ha pegado más duro. Me ha deprimido en serio. No toda la tv regional, en especial, la matutina, porque bien es cierto que la nocturna ha sido siempre mucho más inventiva.

 

Pero la mañanera es una máquina del tiempo, que nunca echa pa’lante, siempre es pa’tras. Hoy estaba pensando que da lo mismo haber visto cualquier programa de esos en el 98, 2002, 2008 o 2021….siempre serán las mismas manualidades balurdas, los mismos jabones de glicerina, los mismos cocineros, las mismas niñas de las mismas “agencias de modelaje” tercermundistas que les enseñan a doblar personajes nulos como Mayré Martínez, el mismo César Granado mostrando los mismos videos de animales y niñitos cayéndose.

 

Nooooo, Dios mío, ya basta! En pleno siglo XXI, cuando todo el mundo tiene Internet y mayor acceso a cualquier cosa que se quiera investigar, aprender, curiosear… ¿a quién rayos le puede interesar ver a mujeres haciendo collares por la televisión? ¿Quién quiere ver videos de youtube o fotos que ya todo el mundo tiene guardadas en su correo, otrora cómicas y divertidas? ¿Quién -a menos que sea la madre- quiere ver a una niña doblar a una artista chillona?

 

Lo peor es que nada cambia, nada avanza y a nadie parece importarle. ¿De verdad esa gente cree que hace buenos programas? Morí con las tomas tan patéticas de la ropa de las animadoras, quienes van haciendo la publicidad de la tienda que las viste, mientras la cámara pasa lentamente por cada costura y adornito que tiene el traje, mientras ellas hacen fotopose….tremenda publicidad! Eso sí, las conductoras se esmeran en sus pintas, pelo y maquillaje, ahí no caben los errores, lo demás no importa en lo absoluto.

 

Otra forma fácil de matar año tras año esos programas, es conseguirse patrocinantes que sean reposterías, sitios de uñas acrílicas, peluquerías y accesorios, y así se pasan todos los días invitando a sus propios clientes, y en consecuencia, haciendo tortas, uñas, moños y pulseras. Claro, acompañados de la que lee el tarot. Súper producciones, pues.

 

¿Quién podrá defendernos de todo esto? El año que viene será lo mismo, y el que viene, y el que viene….no hay esperanza.

 

Por cierto, alguien se ha dado cuenta de que la mayoría de locutores tanto de televisión, como de radio, nunca dicen “punto com”, con M, como es, sino que dice “punto con”, con N. Además, tienen un estilo, porque se esfuerzan en la pronunciación de “Hotttttmail” (acento gringo en la T), o de Gmail, con algo así como “shhhhimeil”, pero nadie se acuerda que la cosa es con M al final, y a todos se les escapa el punto connnnnnn. Hoy lo vi en el micro “Estética saludable”, pero su conductora no es la única, aunque hay excepciones –INCLÚYOME ja!-, escuchen connn atención.

 

Jaja qué finas son las vacaciones, aquí es donde cabe la frase “lo que es no tener oficio”…aunque sí estoy muy atareada estas vacas, pero me da chance de ver Promar y Somos, sobre todo, porque Telecentro se ve muy mal en mi casa =(

 

 

agosto 7, 2008 Posted by | La gente es así, Mediático, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , , , | 4 comentarios