Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Buscando mi consejo comunal…

Con el tema de la renovación del certificado de Productor Nacional Independiente, tuve que pasar de nuevo por la ladillita de pedir la carta de residencia, que es lo más engorroso de todo el trámite.

Antes lo era porque había que ir a la prefectura, no un día cualquiera, sino uno que combinara con el terminal de tu número de cédula, y madrugar porque sólo entregaban 40 números y pobre de uno si quedaba de 41. Una venezolanada habitual.

Pero esas venezolanadas, ciertamente características de la 4ta república se hundieron en el lodo cuando las costumbres de la 5ta nos arropan sin darnos cuenta. O sin que queramos darnos cuenta.

La carta de residencia hoy en día es otorgada, como sabrán los que la han necesitado últimamente, sólo por los Consejos Comunales, que al ser en tu vecindario, te la deberían poner más fácil, siendo vecinos al fin.

Los primeros días de enero descubrí que en Barquisimeto hay más consejos comunales que familias. Es así como en  una misma cuadra puede haber no uno, sino dos, tres, cuatro consejos comunales.

Ya me habían dado la referencia de uno, donde no nos habían atendido muy bien, dejándonos claro que “ahorita no estamos haciendo eso”, y de paso un vecino le había agregado el detalle de que te atendían con diferencias dependiendo de si eres “de Henri o de Amalia”. Y yo que no soy “de” ninguno de esos dos disfraces, estoy como frita entonces. Sin embargo, fue sólo un rumor. 

Visitamos 4 consejos comunales en una misma cuadra y en ninguno me daban respuesta de la carta porque yo vivo en la calle 54 y ellos estaban entre 57 y 58. Sin embargo, una que sabía cómo se mueve la cosa, nos dijo que si después de mucho preguntar no la obteníamos, ella me la hacía.

Llegamos a un consejo que después de tanto nadar pa morir en la orilla, está justo en la esquina de mi casa, en una quinta que he visto toda mi vida y sin ni siquiera saber quiénes viven ahí. Era lógico que me enviaran finalmente para que ese señor, pues a unos metricos de mi casa, estaba mandando en mis dominios. Pero adivinen qué? La casa del señor está en la acera del lado derecho y el edificio donde yo vivo está en la acera del lado izquierdo, y así sea diagonal, a unos escasos metros, eso fue suficiente para que me rebotaran una  vez más. Según él, la señora Fulana de tal, que tiene un vivero en la misma calle, a unas cuadras más lejos pero eso sí, del mismo lado de la acera, debía ser la encargada de darme la carta.

Jamás encontré el vivero, así que amotinada ya, nos fuimos para que la única señora que nos había dado esperanzas. Ella me recibió los papeles y me prometió la carta para la tarde siguiente, pero con la observación de que no la iba a pasar buscando ahí, sino en una casa que queda un “poquito más adelante”, porque la señora que en realidad hace las cartas es otra, y ella es la que tiene el sello. Oootro consejo comunal, pues.

Y vale decir que cuando digo consejo comunal me refiero a las casas con sus porches, donde los directivos del “organismo” están en bata, shores, chancletas, viendo la gente y los carros que pasan por en frente. ¿Por eso reciben recursos? Cuidado les sale una hernia, pana. El poder lo tiene el pueblo, sí señor.

Al día siguiente fui a la casita señalada. A esa hora precisamente, la señora había mandado a sacar las copias del formato de la carta justo en la esquina de mi casa –again-, y como yo nunca puedo esperar ni 5 minutos, me disparé a buscar los formatos en la fotocopiadora. Cuando volví, la señora me pidió que llenara yo misma la carta, porque ella se equivoca mucho y total, la que manejaba la información era yo y lo importante es que ella misma la firme y la selle. Así que YO hice mi carta de residencia, ELLA la firmó y selló, y todos felices. Ya renové mi PNI.

 Y una vez más queda claro porque algunos cantan con entusiasmo: “así, así, así es que se gobierna”.

Anuncios

febrero 8, 2010 Posted by | Crónicas Amotinating, La gente es así | 7 comentarios

Acostumbrados detalles de la prensa

Encontrar un periódico sin descuidos, errores, faltas, cosas que no son, entre otros, son hechos casi imposibles. Mi padre, Feli, se ha dado a la tarea de señalarlos, corregirlos y explicar el porqué de muchos de los que se encuentra a diario en cada ejemplar de la prensa que lee. Siendo periodista sé que la premura, la presión y el estrés con el que siempre se escribe todo, conducen a esa situación, pero precisamente, es lo que nos condiciona a la vez a estar acostumbrados. Es como haberse resignado ya a que Chávez no se va a ir nunca. No está bien, pero qué más….

Suelto todo este párrafo para justificar que yo no critico por criticar, como cree la mayoría. Tengo una “teoría” por decirlo de algún modo. Lo otro que diré antes de comentar lo que me hace escribir este post, es que, antes de ganarme otra enemiga gratis en un periódico distinto esta vez, debo decir que Claudia Aldana es pana, me agrada normalmente lo que escribe y me gusta que no se encasille en una sola fuente, demostrando habilidades en varias. Y tengo la fe además, de que ella, contrariamente a las “otras”, no dejará de reconocer su falla para batirse diciendo que yo tengo el pelo feo, por ejemplo.

Voy a comentar, sobre la reseña del concierto de los 20 del primer disco de Desorden Público en el diario El Impulso, claro está. El asunto es, que así como fanáticos de la pintura, los libros, la economía o expertos en algún tema científico se alteran cuando ven errores u omisiones en artículos y reportajes relacionados con el tema, yo lo hice cuando vi esta reseña, por varias razones: 1. Por ser una pegada hasta la muerte, y esto implica, ser temática con el asunto. 2. Por la confusión en cuanto al repertorio, que ocurre SIEMPRE que el periodista no conoce bien al grupo a reseñar. Como si a mi me tocara cubrir un show de Olga Tañón, Dios me libre. 3. Las omisiones importantes. Y sí, tal vez estoy dándole más importancia de la que tiene, pero bueno, cada loco con su tema que quiere leer en la prensa.

Esto se resumen en:

1. ¿Por qué en ninguna parte dice que El Pacto subió a tocar con Desorden? Es un dato que tal vez a un lector de El Impulso digital en Maturín no le interese en lo absoluto, pero a los guaros nos dice mucho. Es una de las bandas más emblemáticas que ha tenido el estado Lara, que por años le abrió los conciertos a Desorden en los 90, que se separaron hace tiempo y por primera vez se encaramaron todos juntos a volver a hacer eso por lo que la gran mayoría de los que estábamos ahí nos movíamos en un tiempo. Entonces, no era suficientemente importante por lo meeenos mencionar la presencia de El Pacto en ese concierto? Más aún cuando entre ellos y Desorden tocaron una de sus canciones más conocidas, juntos, y luego, ellos tocaron con Desorden Tiembla. Me imagino que alguno de sus integrantes, esperaban ver algún comentario en esa nota.

2. El tema de las canciones confundidas. Comenzando, precisamente por la de El Pacto. “…Políticos paralíticos y La Caravana para cerrar un noche de elegante irreverencia”. Primero, no cerraron con ninguna de esas dos. Y segundo, Caravana es una canción de El Pacto, no de DP.

Luego, me pongo más ladilla con Pablo Dagnino jeje y la parte que dice “Luego de cantar Miraflores entró Pablo Dagnino, vocalista de la agrupación Sentimiento Muerto para cantar Manos Frías y Enredos”. Esteee, Miraflores es una canción de Sentimiento Muerto, por lo tanto, Pablo no pudo haber salido luego de tocar ese tema, porque precisamente lo único que él cantó fueron dos canciones de SM: Miraflores y Manos Frías, porque Enredos es de Desorden Público y Pablo, no cantó ninguna de ellos.

3. “…los muchachos de Desorden estaban sentados en un sillón viendo televisión. Desde allí, cómodos y desenfadados, hicieron un medley acústico con fragmentos del soundrtrack de Los Mounsters, programa que veían el pequeño televisor”. ¿En qué momento escuchó el medley? Porque mientras estaban en el televisor, lo único que tocaron fue Lili y por eso el teatro con Los Monsters. El medley vino después, en otro contexto que nada tuvo que ver con el televisor y que me imagino que todos los que estuvieron, lo recuerdan.

Yo estoy conciente de que no puede saberse de todo en la vida, y si no eres fanático de una banda, mucho menos conocer los detalles de principio a fin para reseñarlo en el periódico. Pero hay que tener presente que muchos de los que se van a ir de boca a leer la reseña, lo son y en consecuencia, van a saber más que el que escribe. Entonces, en caso de emergencia rompa el vidrio: pregúntele a uno que sepa, que no confunda los temas de DP con los de SM, que no sólo sepa qué es El Pacto, sino que también sepa que ellos tocaron también. Uno que eche el cuento bien, para que al final no parezca que el que está escribiendo no hubiera ido al concierto. Más si la reseña saldrá dos días después.

 Es todo. Soy temática.

junio 25, 2009 Posted by | Gajes del oficio, La gente es así | 16 comentarios

Ya no es el foami que ya lo tenemos, ahora es la PNL…

Estoy en el break de almuerzo en un Congreso de Periodismo Científico que estoy haciendo al lado de mi trabajo. Hoy confirmé dos cosas: que esos congresos, seminarios, y demás eventos suelen agrupar 700 ponentes sin ton ni son; y que la mediocridad educativa me persigue: esta vez fui víctima de la programación neurolingüística. PNL.

 

Me consoló que lo estoy haciendo gratis. La UNEY les prestó colaboración con algunos transportes para movilizar a los foráneos por San Felipe y a cambio, ofrecieron un cupo para participar en el evento. La verdad, es que el programa está interesante, hay temas variaditos, ponentes de diferentes partes del país y con diferentes oficios. Las dos conferencias que he oído hasta ahora han sido productivas, al menos han aportado, pues.

 

Peeeeeero, estuve a punto de vomitar cuando la actividad comenzó con una “actividad grupal”. Suena mal, pero nada como vivirla. Resulta que trajeron a un “motivador” de eventos con el afán de hacernos sentir bien, como si nos hubiéramos anotado para un taller de crecimiento personal. Eso y el foami van a acabar con mi vida.

 

“Vamos a hacer unas terapias de PNL”….Dios mío, la mañana no pintaba nada bueno. Eso tono encantador, ese ánimo inquebrantable de “todo se puede en esta vida. Tanto, que yo tengo hacer el ridículo con actividades como ésta”. Y que me perdonen los tantos que conozco que han estudiado PNL, pero para gente como yo, escéptica, maniática y criticona, eso no tiene sentido.

 

Después de estirarnos, abrazar al de al lado, saludar al que no conocemos, procedimos a hacer un ejercicio en el que ponían una música de restaurante , mientras el “motivador” nos decía con voz de cuento que imagináramos un castillo enorme, un bosque hermoso, un espejo brillante. En el espejo teníamos que ver nuestros defectos y proyectarlos 10 años más tarde, con la seguridad de que nos íbamos a ver solos, tristes y abandonados si seguíamos cultivándolos.

 

Mientras el “motivador” explicaba las consecuencias de seguir con los defectos que has arrastrado toda tu vida, yo pensaba “sí, me voy a quedar sola dentro de 10 años por seguir siendo tan ostinada, impaciente, intolerante con estas cosas”. Cuál es mi asombro cuando empieza a preguntar y mis “colegas” sanfelipeñas responden “sí, yo me veía sola, insoportable, irritada amargada para siempre”. Noooooo, le siguieron la bola!

 

La segunda parte era verte diferente en el espejo con los defectos cambiados (sí, Luis), siendo una persona feliz, productiva, encantadora y llena de gente al lado. O sea mi vida cambió porque el “motivador” me hizo un taller de programación neurolingüística.

 

Además de que no me gusta perder el tiempo, menos aún con cosas que no me interesan en lo absoluto, requete confirmé que soy en extremo poco tolerante y que mi cara de querer ahorcarlos a todos era algo comprometedora.

 

Creo, sin exagerar que llegar a esos extremos en una actividad grande, es una falta de respeto. ¿Por qué deben que dar por sentado que todo el mundo tiene la necesidad de sentirse bien inducidamente? Yo me siento bien aunque sea tan amotinada y ellos me provocaron el efecto contrario por unos minutos. Es como las dinámicas antes de iniciar mis clases en la UPEL, no entiendo por qué deben someternos a todos a las mismas ridiculeces.

 

Por ejemplo, ayer la dinámica era recibir un paquete de caramelo que la profesora, muy linda y hermosa nos llevó para explicarnos un tema. Qué tal si yo le hubiera dicho a la profesora que soy diabética y no me mando esa bolsita de caramelo ni a balazos? No lo hice porque ya he sido bastante rebelde en la clase, pero hubiera sido un buen inicio en las primeras sesiones.

 

Es un ejemplo para referirme a que no todos estamos en las mismas condiciones, no todos nos conformamos con esas actitudes “animadoras”. Y menos yo que siempre estoy en el bando contrario.

 

En fin, cuando empezaron a hablar de los temas del periodismo científico que fui a escuchar, ya tenía mucho sueño y me quería ir. Otra vez Twitterberry me salvó la vida.

 

Espero poder escuchar una de las conferencias pautadas para esta tarde sobre el periodismo en la web 2.0, a la cual le tengo mucho miedo. Pero como todo se retrasó por la actividad motivadora, ahora no sé cómo me quedan los giros para la tarde…..

 

Vamos bien con los ponentes, de verdad el congreso va bien, pero mañana calcularé para llegar tarde, porque habrá más PNL al inicio….

abril 29, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating, La gente es así | 9 comentarios

Mujeres que leen, qué leen mujeres

parisel7

Hoy es el día del libro y no iba a escribir de esto. La verdad, es que desde que estoy sola en la ofic, el aboye obviamente, ha sido mayor y ya los mediodías no los empelo para escribir estos cuentos, sino para adelantar.

 

En fin, hoy en mi miniblog minipubliqué sobre un artículo que hizo para la revista EME, mi amiga de blogs MZ. Ella, me había pasado hace unas semanas una encuesta por correo preguntando sobre preferencias literarias, para hoy, día del libro mostrar entonces ese trabajo titulado “¿Qué leen las mujeres?” Y crean que al leerlo, da pena ser mujer.

 

Conocemos el target de la revista y obviamente que no se iban a poner a mostrar resultados triple intelectualoides que no corresponden con la realidad. No quiero decir con esto que esté criticando  el trabajo de MZ, al contrario. Apuesto mi cupo bloqueado de CADIVI a que ella, no coincide con ninguna de las respuestas que publicó.

 

¿Hasta cuándo las mujeres de este país van a seguir creyendo que el autor más grande de Latinoamérica se llama Paulo Coelho? ¿Hasta cuándo creen que van a ser más felices, a tener más real o más novios porque leen los consejitos de Walter Riso y su combo? Hasta cuándo leen cosas con títulos como Recuérdame para qué necesito un hombre, o El arte de la seducción? Nooooooo, esas son las que después terminan dándole clase a uno con papel bond.

 

Todas esas son etiquetas como que: Me gusta Luis Fonsi porque soy mujer; veo la novelita con Jorge Reyes porque soy mujer (y mira que yo he sido bastante novelera en mi vida); tengo que comprar a JURO esos zapaticos con un hueco adelante, que muestran los dedos, porque soy mujer. No lo aguanto!

 

Pero hay otras tendencias, como Crepúsculo por ejemplo, y no entraré en detalles porque basta con saber que es libro que está de moda y su contenido, no importa nada. Ese y Las venas abiertas de América Latina, pues. Hay también otros títulos rescatables, ciertamente, pero esa etiquetica como la de la mujer que maneja mal, me dio de todo en este día del libro. Pero razón tiene MZ cuando dice que por lo menos leen (como la foto)….que al final es algo así como “nos robaron, pero por lo menos no nos hicieron nada” jaja.

 

La verdad, no es que yo sea la más intelectualosa de la tierra –afortunadamente he estado rodeada de unos cuentos toda mi vida, sí- pero desde siempre he sabido que jamás voy a comprarme la colección de Walter Riso, ni un cd de Luis Fonsi. Y tengo una biblioteca decente, aunque incluya a Stephen King….es mejor que cualquiera de esos, no?

 

abril 23, 2009 Posted by | La gente es así | , , , | 11 comentarios

La supremacía del foami y el papel maché

img00051-20090405-1448

Hace un par de semanas retomé mi curso en el componente docente de la UPEL. Lo había dejado hace unos cuantos años cuando trabajaba de noche en el Hilton y luego, tratando de hacer las cosas más fáciles comencé a hacerlo online en la UFT, pero es un asco. Así que antes de seguir perdiendo mi tiempo en mi a pesar de todo, querida alma matter, decidí estresarme los martes y los jueves para llegar a tiempo de San Felipe a la UPEL y finalmente, tener obtener mi diplo de docente.

 

Pero no es de mis planes de teacher, mi fobia a los grupos de compañeros de clase, contenidos y demás cosas que han estado implícitas en toda mi vida académica de lo que quiero escribir.

 

Lo que me tiene en un severo y confuso shock es el hecho que en pleno siglo 21 cuando todo el mundo se comunica por blackberry, carga su laptop para todas partes e investiga en la Wikipedia, aún exista en los salones de clase la supremacía del foami, el papel maché y bond, y la pega Ega, como cuando yo veía manualidades y hacía cintillos en 4to grado. Dios mío, ten piedad.

 

Toda mi vida he sido anti láminas, anti adornos para presentaciones y exposiciones, ni siquiera en mi tesis hice una cochina lámina, que según yo, no son más que pérdida de tiempo y apoyo para los que no tienen idea de lo que están hablando. Como una chuleta. Ni hablar de los refrigerios. ¿Van a estudiar o van a comer? Nunca entendí tampoco por qué nos obligaban en algunos casos a llevar refrigerio. Afortunadamente, en la UFT estudié con la hija del dueño de la panadería Hawaii Pan y la metíamos en los trabajos a cambio de unos pastelitos, y todos contentos. Yo prefiero escribir páginas y páginas antes que ocuparme de lo accesorio que no tiene ningún papel relevante, al final.

 

Cuando volví a los salones de la UPEL me di cuenta que había olvidado por completo cosas tan absurdas como hacer “distintivos” para todos los compañeros que presenciarán nuestra exposición. Unos dicen “bienvenidos”, otros el título del trabajo y otros más esmerados los nombres de cada persona.

 

La popularización de los fulanos mapas mentales y conceptuales ha revivido al papel bond, es cierto. Lo que no entiendo es por qué rayos el mapa hay que adornarlo con papel arrugadito en las esquinas y una demasiado “escuela-estadal-de-cuando-yo-estudiaba-primaria”, tiza de colores. Juro que retrocedí 20 años y jamás encontré el motivo.

 

¿Por que? ¿Por qué? ¿Por quéeeeeee? No lo entiendo. Lo más paradójico de todo este asunto es que el primer día abordamos el tema del “nuevo paradigma del docente”, para lo cual entonces, deberíamos llevar papel bond, marcadores, etc, etc….tiene sentido? Ningún profesor de los inolvidables o altos intelectuales que me han dado clase en alguna de las 3 universidades donde he estudiado, o que he conocido en la universidad donde trabajo, recurren a esas técnicas tan básicas y obsoletas. NINGUNO. ¿Entonces? ¿Me estoy engañando nuevamente con estas clases? Lo que sé es que si quiero consagrarme como docente en algún momento de mi vida, ja-más lo haré de esa manera. Ni con las benditas dinámicas de inicio y cierre.

 

En este caso, los temas que hemos estudiado hasta ahora son interesantes y también las metodologías tipo taller que los otros estudiantes aplican según el día de su exposición. Es ese aparataje decorativo el que no aguanto y me hace la cosa contradictoria. Y bueno, yo que soy tan maniática pa todo, siempre tengo algo por qué sufrir.

 

Otra cosa fundamental, es el tiempo. Pana, hay que tener mucho tiempo libre para hacer bolsitas como la de la foto arriba con papel pintado, pegarle asitas de foami y flores de adorno, y no conforme con eso, abrirle huecos a los lados y meterles un hilo decorativo. Yo no tengo ni el tiempo, ni la habilidad, por eso para mi, finalmente, tienen mucho mérito, en realidad.

 

El Twitter Berry me ha salvado de la fatiga que me producen las dinámicas bailables, los arreglos de manualidades y las láminas de power point que hacen la clase interminable y me confirma que no soy la única que piensa esto. Y me he preguntado ¿Será que me metí en clases de preescolar sin saberlo?

 

Antes de que alguien de por allá, que no conozca mis quejaderas de aquí, lea y malinterprete, aclaro: Mis compañeritas me agradan mucho, al igual que la profesora MsC que habla con mucha propiedad y de manera convincente y respetable. Pero los temas que tan bien explica no van con el foami. Es decir, mi estrés es contra la actividad en sí. No sé de quién es la idea, quién lo promueve. Tal vez al inicio del diplomado les metieron un chip que les configuró que esa es la mejor y más grata manera de hacer las cosas. Porque cuando yo empecé en 2005, tenía un equipo buenísimo: abogados, contadores y periodistas, todos ocupados. Nos dividíamos los puntos de los trabajos y en las noches armábamos la cosa por MSN y ya. Si había que llevar alguna decoración adicional, la más hábil en la materia la hacía, pero fue muy poco, realmente.

 

Me quedan 5 módulos y espero que las cosas cambien, y en la medida que el tiempo pase vea menos el foami y el maché. Lo único que concluyo es que  pareciera que yo no pertenezco a esta época y en vez de haber dejado el diplo hace 4 años y rregresar en 2009, la cosa hubiera sido a la inversa.

 

abril 7, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating, La gente es así, Manías | 16 comentarios

¡Por todos los Benjamins!

El sábado fui al Barquisimeto Rock Fusión (o algo así) y confirmé lo que tantas veces confirmo cuando vuelvo a ese tipo de eventos: Yo ya no estoy pa esos trotes.

 

Lo que es lo mismo decir que estoy vieja ya. Pero hay dos puntos muy importantes que quiero expresar con respecto a esto:

 

Yo siempre he apoyado la filosofía bohemia de que hay que cultivar las cosas que a uno le gustan, la esencia de lo que uno siempre ha sido y no encorbatarse a asumirse ajeno a lo que siempre te ha gustado. Y yo, soy una pegada a fin de cuentas.

 

Pero de ahí a estar exactamente igual que hace 10 años, noooooo Dios mío por favor. Es necesario con urgencia hacer algo productivo por la vida, moverse. Y pocos de los que estábamos ahí, de mi época, lo hacemos.

 

Lo otro es, cuando uno sabe que creció, la forma en la que ve cómo van cambiando las cosas. El ambiente era el mismo, pero como en una fiesta pro graduación, verbena. Creo que este efecto se notó mucho, porque más que un toque de bandas, la cosa parecía una rumba casera en el viejo Campo de La Haya, al que yo fui a comer alguna vez cuando tenía 7 años.

 

Y uno es “así” definitivamente, de estilo pro graduación a los 18 o 20 años. Yo era así. Era rarita como las niñas que brincaban de un lado a otro esa noche, excéntrica como ellas, tenía lentes de pasta antes de que se pusieran de moda, y el pelo azul; creía que esos eventos eran lo máximo en la vida porque de las 100 personas que había me saludaban 98 y mis amigos de los grupos me dedicaban canciones de rock. Era un nivel. La cosa sigue siendo exactamente igual, pero con nueva generación.

 

Fuera de los grupitos que uno va a escuchar, ya casi no hay razones para estar en sitios como ese. El del sábado tenía un cartel de 8 grupos, de los cuales yo sólo conocía a Los Mentas, a quienes vi por primera vez en 1999, cuando la mayoría de los que estaba ahí eran niños. Mentira, conocía a varios de los aquí de Barquisimeto, pero ya tampoco es mi generación de grupitos, pues. Y no está fácil eso de que, de un cartel tan largo, a las 11 de la noche haya tocado un solo grupo.

 

En un momento Nel me dijo exagerando-bromeando “vámonos, da como pena que nos vean aquí”, y a los 10 segundos ya estábamos en el estacionamiento muertos de la risa porque sospechábamos que todo eso iba a pasar.

 

La historia del rock local siempre es la misma: Grupos con poco apoyo, público que no quiere pagar la entrada, eventos que empiezan tarde, integrantes de bandas que acaban con una y estrenan otra, once again and again and again. Y la historia del faranduleo siempre es la misma también.

 

Pero por favor, todos tienen que ir creciendo. Por eso me encanta lo que dice Greta, que apenas tiene como 22, cuando se refiere a las cosas que no hará cuando tenga 26 y se asuma crecidita (entre esas, seguir escribiendo en el blog jaja).

 

Me hubiera gustado ver a Los Mentas ¿Alguien que fue, sabe si cantaron La cachifa de Haití? Me recuerda una de las escenas más incoherentes en mi vida de radio.

 

Es rarísimo, porque así me veo allá y en mi trabajo, por ejemplo, siempre me ven como “carajita”. Y no es que me la quiera dar de desubicada, todo lo contrario, uno siempre tiene que ser ubicado en la vida para no parecerse a todos esos Benjamins que a diario citamos. Y no es así en todos los toques, pero en este lo fue, profundamente jaja. Y también me acuerdo de los hermanos Cohen y digo “No country for old men”.

 

marzo 23, 2009 Posted by | Cuentos de camino, La gente es así, Manías | 14 comentarios

Esa gente…

Hay varios tipos de gente, de esas que están alrededor, que nos topamos en la calle, que conviven con nosotros sin darse cuenta que yo NO AGUANTO. Muchas de ellas ya han sido reseñadas en este blog anteriormente.

 

Hoy voy a señalar una que últimamente me he tropezado con mucha frecuencia, o que quizás, me habían pasado inadvertidos porque como “no conductora – siempre pasajera” que soy, pues no estoy muy pendiente de los demás que manejan. De hecho, por eso es que principalmente no he puesto en práctica mis conocimientos adquiridos frente al volante: por los demás que manejan. Y porque me llevan para todas partes, claro.

 

En fin los personajes son: LOS QUE DEJAN EL TICKET DEL ESTACIONAMIENTO EN LAS MAQUINITAS DE LOS CENTROS COMERCIALES AL SALIR. Léase, ese que seguramente, va delante de nosotros, pasa su ticket por el lector óptico del estacionamiento, le dan paso, arranca y deja allí mismo, en la maquinita y bajo el lector, el ticket. Los ooodiooooo.

 

Una cosa que forma parte de esa cultura montuna de casi todos los venezolanos de “no cargo papelitos y los tiro pa’fuera del carro”, que ya nos retrata bastante tercermundistas y que ahora (la verdad puede que sea desde hace tiempo), está implícito en la cultura centro comercialística.

 

Vaya un día de esos congestionados, tipo día del niño, la madre, 15 de diciembre por decir algo, aquí en Barquisimeto al Metrópolis o el Sambil que son los que tiene esta modalidad porque en los demás (que no es que sean muchos) hay gente en la salida del estacionamiento. Justo después de que usted dure un año en la cola para pagar por el gentío que hay, va a durar 3 años para salir con el carro porque a la gente que está delante de usted, la máquina siempre le va dar error, ellos van a pasar y pasar el ticket y no se los va a leer porque alguien que salió primero, dejó el suyo puesto ahí. Entonces tiene que salir alguien que como nosotros, ya conozca el patético caso y quite el ticket para que los de atrás puedan moverse.

 

Lo peor es cada vez que voy al Sambil o al Metrópolis me pasa, y ya Nel tiene la rutina de bajar el vidrio e irse de una vez al soporte de la máquina a quitar el papelito que el de adelante dejó ahí sin duda alguna.

 

¿Habrá que dar un manual instructivo de “cómo salir del estacionamiento”?

 

 

Esto del estacionamiento, lo tenía pendiente desde hace varios días, pero ayer recordé otro tipo de gente que odio más: las mujeres que se llevan a sus bebés para las colas como salvoconducto para pasar de una vez. Tampoco lo aguanto!

 

Y ayer, día electoral, lo vi más tercermundista todavía, cuando en mi centro de votación, es decir, la escuela que está a dos cuadras de mi casa, y donde todos los que tenemos casi 30 años viviendo por ahí nos conocemos lo suficiente como para saber que ahí ninguna estaba en condiciones extremas de haberse llevado al bebé como si no tuviera quien se lo cuidara. O en el peor de los casos, el bebé que cargaban no era de ellas. Tal vez se lo pelotearon para pasar varias.

 

Sumado al hecho de que ya es bastante molesto que alguien te colee, sea cual sea la condición, me choca que las mujeres quieran dar lástima a cuenta de madres (porque la consideración de “pase para que no cargue al bebé tanto tiempo” termina siendo lástima), me revienta demasiado que empinten a los muchachitos y los arrastren pa llevar sol allá sin ninguna necesidad verdadera.

 

Está bien eso de, por estar preñada, no hacer la cola para votar, obvio, tal como le pasó a Pato a punto de reventar, y lo mismo en los bancos, oficinas públicas y demás pesadillas. Pero de ahí a utilizar al muchachito luego, más aún, como dije, a dos cuadras de donde vives….Lo odiooooo

febrero 16, 2009 Posted by | Crónicas Amotinating, La gente es así | 4 comentarios

Preguntas y comenatrios de recién casada

Esto de estar recién casada, entre otras cosas, te hace dar cuenta de las cosas que no aguanta la gente y de lo mucho que están pendientes de cómo se desenvuelve tu vida. Primero, es la curiosidad de saber el porqué de todo. El cliché más grande lo dice: Es la ley de la vida, la gente se casa porque sí, unos más enamorados que otros, y unos en mejores condiciones. A mi no dejó de sorprenderme que hubiera gente que me preguntara “¿¿y eso??” a los 28 años!, siempre con una curiosidad de más, por indagar si es que estás preñada, por ejemplo.

 

Ahora, bien, ya lo asimilaron y estás en esos primeros meses de la siempre catalogada dificilísima vida en pareja y bla bla bla, es entonces cuando se manifiesta gente que tu NI PENDIENTE jamás, es decir, vecinas, compañeras de trabajo nulas (de esas que ni devuelven los buenos días) o gente que no sabes de dónde sale. Hay dos cosas fundamentales que en mi caso particular no soportan: 1. Que yo toda la vida haya sido una consentida y que lo siga siendo. 2. Que Nel no haga otra más que consentirme. Jajaja Y eso lo compruebo casi a diarios cuando me hacen preguntas como:

 

 “¿Y cómo estás haciendo, te levantas más temprano para hacerle el desayuno a tu esposo?”  QUÉEEE! No iré a dormir!! Si jamás me acuesto antes de las 12 de la noche y me levanto a las 5 (o 4 y 30 a.m. si tengo clases en el Cehotur), qué quieren, que me levante a las 3 de la mañana??? Nooo, qué va. Si él se va más tarde que yo al trabajo se para y desayuna cualquier cosa de la que siempre hay en la casa, y si se va tempranito conmigo, mi mamá, que vive en frente, nos hace el desayuno a los dos…   😉

 

Lo que nos lleva al segundo ataque de furia de los espectadores…..”¿Y tu mamá te sigue haciendo la comidaaaaaa??”  OF COURSE!!!!!   Vive en frente, no tiene más hijos y es una de las mejores cocineras que conozco, qué es lo más lógico? ¿Que la haga yo que no tengo tiempo y que en mi vida he roto un huevo? Nooo. Además, cuando comemos en nuestro apartamento, Nel cocina excelente, es muy buen cocinero también, siempre acierta en sus combinaciones y experimentos, nunca le da flojera y yo lo celebro. Hasta se compró hace poco un juego de ollas finísimo en Éxito.

 

Escribí en mi miniblog una que se hizo recurrente y que parece ser la que más le complace a los personajes en cuestión: “¿Y ya estás lavando interiores?” Sí, Luis. Para eso nos compramos una lavadora bien fina y en su defecto, si no la quiere usar, Masque va a lavar la ropa en mi casa todas las semanas, así que ahí tiene dos opciones. Pero la verdad, él siempre los lava.

 

“¿Ya sabes lo que es pasar el fin de semana cachifeando?”. Nada de eso, yo también trabajo los sábados, así que la radio es mi actividad principal ese día y aunque ciertamente, en el fin haga cosas en la casa que normalmente no me da tiempo hacer porque salgo todos los días a las 6 y30 a.m. y lo más temprano que llego es a las 7:30 p.m., “cachifear” no ha sido precisamente en lo que paso los fines de semana, afortunadamente. Haciendo muchas cosas pendientes, sí, pero hasta ahí.

 

Otra frase que he escuchado comúnmente, pero en otra onda es: “Pero ahora tienes dos sueldos”. Sí, claro ni que me hubiera casado con un millonario o el dueño de algo. Me casé con un limpio, muy trabajador, eso sí, pero cada quien tiene su sueldo. Una cosa es que nos compartamos los gastos de todo el apartamento, entiéndase: LPH, condominio, Intercable, compras y Masque por supuesto, y otra muy distinta es que yo me crea dueña del sueldo de Unión Radio. Soy buena administrándolo sí, pero nada de eso, cada quien tiene su sueldo pa lo que quiera y necesite, sin descartar la mano que nos echamos eventualmente, claro, pero eso de esposa mantenida me choca tanto que ni conozco los Cesta Tickets de Nel…no sé sin son Valeven, Sodexxo Pass o qué.

 

Ahora, lo que me da más risa de todo este cuestionario, no es que la gente quiera averiguar si estoy pasando las ronchas de las recién casadas, sino que se revuelcan porque sigo siendo la misma consentida: me lavan, me planchan, y me cocinan. Es como si preguntaran nada más por saber si ya estoy pasando las que ellas han pasado.

 

Debo revelar que mis funciones hogareñas siempre han sido lavar los platos y sacar la basura. Se han incrementado con arreglar y medio limpiar el cuarto, cosa que jamás hacía en mi cuarto de soltera, y lavar y limpiar el baño, de lo que me he vuelto maniática con mis puerticas de vidrio. He desarrollado una afición por “las cosas en su lugar”, que me sorprende. Y honestamente no me da tiempo para más, es suficiente. Ah, también tengo a Belkis que me limpia el apartamento.

 

Pero si uno no hace más, entonces parece una mala esposa, y yo no creo serlo,

Estoy pendiente de todo, que no falte nada, no hago unas cosas operativas, sino que las mando a hacer, pues. Además, aunque no lo parezca, yo también soy muy consentidora…. O no Nel???

 

En fin, en esta “dificilísima” etapa del comienzo de la vida en pareja, he ido bastante bien, pero como la gente no aguanta las comodidades de los demás, viene la siguiente pregunta que seguramente, algunos de ustedes estará pensando right now al leer esto: ¿Y cómo irá a hacer cuando tenga un muchacho?” La cual varía por las oraciones: “Ya la veré cuando tenga un muchacho”, o “Cuando tenga un muchacho va a saber lo que es bueno”, o “¿La mamá también la irá a ayudar cuando tenga un muchacho?”

 

Ya veremos todos cuando tenga un muchacho…tal vez descubra nuevas habilidades y cocine rico y todo.

 

 

febrero 11, 2009 Posted by | La gente es así | | 16 comentarios

Estampas me quitó el sueño

Hoy morí de la risa cuando Nel me dijo que le echara un ojo al anuncio de Estampas Larense para este domingo en El Informador.

 

Hace unas semanas, un pana de mi adolescencia y ahora, mi “colega” (ahhhg odio esa palabra), me contó que durante su paso por el diario El Informador y dicha revistada encartada allí, sugirió como tema central esto de los blogs. Que ya nada novedos es, dicho sea de paso…Yo pronto voy a cumplir 5 años blogueando.

 

Sin embargo, él, tratando de salir del patrón taaaan convencional que tienen todas las revistas dominicales, sobre todo las regionales, lo lanzó como algo a lo que obviamente, 5 años después no le han parado pelotas jamás. Tuvo la osadía de recomendarme para la entrevista, en principio porque tengo un programa donde hablamos de eso y luego, por lo mismo de mi tiempo en la blogueadera.

 

Las niñas de Estampas-El Informador se alarmaron-ofendieron-enfurecieron cuando yo fui propuesta porque “yo las destruyo, soy una detractora y jamás pasaré por sus hojas”. Duré una o dos horas riéndome hasta que me quedé dormida, pensando que sí claro, no voy a poder dormir porque no saldré en Estampas Larense jajajajajajaja. Como loco, no???  Además ciertamente yo soy burda de criticona, pero “de gratis” no es. Es más, ninguna vez me he referido a los errores que cometen allí sin tener la razón. Nunca he dicho que sean mal vestidas por ejemplo, lo que he hecho es señalar algún error de por allá. No more. Y de paso ni siquiera en mi blog, sino comentando en el de Feli. Más risa me da.

 

Ahora, lo cómico es que quien sale en el anuncio del reportaje es Cambur, quien fuera mi compañero de radio durante muchos años y de quien debo decir, aprendí muchísimo a criticar, porque junto con el gran Juancho Garrido y María José Caripá, reventaban a toda la humanidad en Radiohackers (en épocas distintas), sin caerse a pasiones, ni contemplaciones con quién era el reventado.

 

Y sí, así como Alex Goncalves finalmente amditió en su programa haberse copiado del mío, yo admito que todos los Radiohackers me influyeron en mi vena dura-criticona. Así que niñas de El Informador, tal vez nunca se haya metido con alguno de sus errores, pero Cambur es mucho más detractor que yo jajajaja, es uno de mis masters. Que lo digan César Granado y Jorge Kosowski…yo, soy un ángel jajaja.

 

Ahora, es cierto que Cambur bloguea fino, desarma de la risa como lo hacía antes en la radio, aunque no lo hace frecuentemente. Leeré la entrevista a ver que dice de nuestro hobby-oficio de bloguear….y libre Dios que tenga un error ese reportaje jajajajajaja. “Los amantes de la tecnología se expresan sin censura a través de sus  blogs”

 

Sí, desde que me dijeron que nunca saldré en Estampas Larense no duermo……

enero 23, 2009 Posted by | La gente es así, Mediático | , | 7 comentarios

Tradición anual

Ni el día de Barquisimeto, ni el día del estado Lara –aunque todos sean feriados-, ni ningún otro es tan especial y emblemático para nosotros los guaros como el día de la procesión de la Divina Pastora.

 

Yo no camino todo el recorrido porque soy recontrafloja, y el gentío y el sol me dan histeria, pero cada año voy con esa misma nota que conecta a toooodo el mundo en esta procesión en la que de verdad, verdad, cada año va más gente. Emocionante, bellísimo y cualquier calificativo que en otro momento suene cursi es apropiado para describir lo que se siente cuando estás ahí, y muy regionalista y todo, es superior para los que somos de Barquisimeto. Más todavía cuando en otras fechas, durante su recorrido por toda la ciudad, pasa frente a nuestras casas.

 

Testimonio anual.

 

Ahora, desde hace un par de años he escuchado con atención las barbaridades que mis queridos colegas dicen durante las transmisiones maratónicas del acontecimiento, que se convierten en un show paralelo. Está bien, no es un día para criticar, pero qué se hace? La cosa es todo el día y no se puede con tanto.

 

Yo creo que el problema principal es que los pongan a hablar taaaanto, durante tanto tiempo aunque los vayan rotando. Eso hace que la verborrea sea retórica y cansona. Tienen que inventarse algo para que sea menos repetitivo, y eso haría obligatoriamente, que digan menos disparates. En el momento, precisamente por la emoción del evento, supongo que no se darán cuenta, pero basta verlo un ratico para escuchar cualquier cosa loca.

 

Y no se trata de que todos sean malos, algunos de ellos son buenos periodistas, de los coherentes, pero ruedan. Por ejemplo Nathaly Viteznick es de mis preferidas, buena y talentosa y estoy segura que ella sabe que la iglesia de Santa Rosa no es ninguna catedral metropolitana, pero la presión del maratón la hizo decirlo “la catedral metropolitana de San Rosa”, y yo la escuché, jojo.

 

No es nada. Miles de direcciones inexistentes –como diría Feli-. Se pelan en las calles o “intersecciones” como dicen tantas veces, e inventan cosas como la “Av. Lara con Av. Morán” (Ninoska Manzanilla).

 

También se ponen redundantes: “particularmente, me siento muy emocionada, porque estar aquí es muy emocionante y se siente una gran emoción”. Una que no conozco y que lamentablemente, no grabé su nombre, pero era algo así como Roselis.

 

Y frases locas como la que escuchó Feli en Somos TV: “una colorida ovación”. Jajaja cómo será eso? Chimbo pero tampoco sabemos quién era….Estamos perdiendo facultades.

 

No lo digo yo porque soy una criticona de marca mayor o porque la tengo agarrada con Promar o qué se yo. Me encontré a una prima çque me dijo “una sugerencia: por qué no entrenan a esas muchachas que cubren la procesión, repiten mil veces lo mismo y no dicen nada al final”. Me dio risa, pero la sugerencia hay que hacérsela a otros jaja. Repetir, inventar, enredarse es parte de la transmisión. También lo dijo la abuela de la niña fresa.

 

Otra que no aguanto es el jala mecatismo desmedido con Henri Falcón. Periodistas también de la radio, se van de boca a jalarle a Don Henri. También lo comentó todo el mundo, con citas de Luis Antique, Estrellita y hasta mi abu, de lo mucho que lloran por el gobernador-alcalde como le dice Feli. Naaaadie se acordó de Amalia, por ahí salió encaramada en un helicóptero, pero nadie le dio las gracias por nada, ni se ve impreso el loguito de la alcaldía por ningún lado, porque la gobernación is everything.

 

Por cierto, mi querida Waleska Manzi periodista de Venevisión vino a cubrir y lo hizo mejor que cualquiera de allá, porque ella es de aquí y conoce la ciudad y la tradición. Entrevistó a Falcón y el muy farandulero le dijo: “Hace falta Ana Vacarella que tenía tantos años viniendo”. Naguaraaaaa de “showbisnes”. Pero ahora te la vas a tener que calar con Waleska, porque además de ser la periodista de Chávez en Venevisión, ahora también es ancla, como la Vacarella.

 

Apenas son las 5 pm….o sea que todavía falta mucho por escuchar pero yo voy a hacer otras cosas. El año pasado, lo  más divertido lo dijeron en la Catedral una vez finalizada en la procesión, con el concierto dirigido por Gustavo Dudamel, pero creo que este año no lo esperaré. Agarraré algunas frases en la noche y agradeceré que, como el año pasado, quienes las oigan, las dejen por aquí.

 

Termino con un par de citas de cuando los talentos de Promar se ponen intensos y religiosos y dicen cosas como:

 

 

“Agradecemos a Dios y al Sr Jorge Kosowski por permitirnos transmitir aquí”

 

O la petición de Pedro, el de La Brújula, que me cae muy bien y me agrada, por eso es de los no muy criticados por acá, pero su frase fue digna de las “quotes” en mi miniblog.

 

Y la referencia al blog de Feli, quien hizo un análisis técnico de una afirmación “espeluznante” que escuchamos juntos por “la 94.1” que es lo mismo que Promar y casi morimos….

 

Divina Pastora, tú sabes que no es crítica mal intencionada, sabes que es divertidísimo!!!!

enero 14, 2009 Posted by | Cuentos de camino, La gente es así, Mediático | 3 comentarios