Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Mañanayellunes

Mañana me caso y el lunes cumplo años. Hoy me voy y el lunes regreso. Espero mis acostumbradas felicitaciones ok??Jojojo.

Quéjeeeeso? ¿Escribo breve en el blog y extenso en el miniblog???  El estrés, pues.

(L)

diciembre 20, 2008 Posted by | Delirios | 5 comentarios

Msn

Amílcar siempre me decía que el messenger sólo sirve para flirtear. 

Querido Amílcar, toda la vida has tenido la razón.

enero 16, 2008 Posted by | Delirios, La gente es así | , | 13 comentarios

Después de Soda -muda y en shock- “clave íntima”

ss61.jpg

 

¿Qué puedo decir? Estas cosas tan viscerales para uno son muy difíciles de reseñar cuando no se trata de una pauta para un periódico o algo así. Yo que he ido a conciertos desde que tengo memoria, sin miramientos diría que Soda Stereo en Caracas es el mejor concierto al que he dio en mi vida, por varias razones largas para enumerar. La nostalgia, una de ellas.  

Aunque mucha gente diga que quienes seguimos siendo tan fanáticos de Soda somos unos pegados y no evolucionamos en la música, yo sostengo que se debe a, como lo afirmaba Rufi después de verlos en Buenos Aires, que ningún otro grupo ha logrado superarlos, ni siquiera igualarlos. Ni en arreglos, ni en letras, ni espectáculo, ni en hacer de sus canciones piezas entrañables para cada uno de nosotros.  

Es más o menos el resumen del soundtrack de tu vida, en 3 horas de concierto, con las canciones que he escuchado desde niña, tocadas con el triple de la fuerza que siempre he percibido en cada track y de paso, con un repertorio inmejorable. Claro, como siempre digo en las reseñas de conciertos, es muy difícil que todos quedemos satisfechos con la lista, porque siempre falta alguna, aunque canten 29. ¿Cuáles me faltaron a mi? Entre caníbales y Ella usó mi cabeza como un revólver. Y a cada quien le faltó alguna otra.  

Creo que es la primera vez que voy a un concierto donde me sé y me gustan todas las canciones, sin excepción, y aunque todas fueron extraordinarias, como de costumbre tengo mi lista de favoritas. Empezando por No existes, que es una de mis predilectas de siempre, y que me sorprendió mucho verla en el repertorio de esta gira, matándome en vivo. No puedo con tanto. Siguen Sueles dejarme solo, que además de ser otra de mis preferidas, a todo el mundo le encantó el desenfreno rockstar de Cerati contra la guitarra, arrastrándola por el piso y dándole duro. Eso más la versión, dejaron sin aire. 

Además, se pasaron con los arreglos de Signos, Corazón delator, En remolinos,  y Primavera 0, Zoom con la hermosa armónica de Zeta, Un millón de años luz que en la pantalla mostró una imagen tremenda de los tres tocando cerquita frente a la batería de Charly –como postal y como si se quisieran-. Claro, muchas otras clásicas, viejas, más nuevas, todas, hacían que cualquier corito, cualquier oh oh, uh uh, provocaran escalofríos e insights. Incluso, De música ligera, tantas veces escuchada por cuanto grupo mata tigre existe, tantas veces aborrecida por lo recurrente, fue tremenda.

Y es invaluable el hecho de verlos tocar a los tres. O sea, no es lo mismo ver a Cerati cantar Prófugos en su gira Ahí vamos, que verlo tocar y cantar con sus viejos compañeros de trío en la gira Me verás volver. Demasiado, no? Y aunque trató de medio evitarlo –según mi humilde apreciación- no puede dejar de ser protagonista. No sé por qué hay tanta gente que le gusta Soda y no le gusta Cerati solo, es demasiado grande, y anoche lo demostró de nuevo con esa guitarra tan característica… y la voz, por supuesto. 

Los instrumentos sonando juntos, hacían que uno quisiera cantar también la música, o sea un tarareo para completar la canción entre las partes instrumentales de Hombre al agua o Texturas, por ejemplo. Tarararán, tarararararán –con variaciones de onomatopeya y ritmo, claro …. ¿Entienden?  

Todo en conjunto: las luces, el virtuosismo de los tres, las canciones de siempre hacen que valga la pena la roncha de un viaje interminable, el estrés por llegar temprano, lo despiadado de un frío congelante, lo ladilla de la caminata para entrar y salir, el trasnocho y el deber de ir a trabajar al día siguiente. Nada de eso importa si se tiene una noche como esa. Una soda como esa. 

Los que fueron, se saben la lista porque noté que todos la hicimos mentalmente, pero para aquellos que tienen mala memoria o los que se quedaron con las ganas, ésta fue:  

1. Juego de seducción

2. Telequinesis

3. Imágenes Retro – (Telarañas)

4. Texturas

5. Hombre al agua

6. La ciudad de la furia

7. Picnic en el 4° B

8. Zoom

9. Cuando pase el temblor

10. Final caja negra

11. Corazón delator

12. Signos

13. Sobredosis de TV

14. Danza rota

15. Persiana americana

16. Fue

17. En remolinos

18. Primavera 0

19. No existes

20. Sueles dejarme solo

21. En el Séptimo Día

22. Un millón de años luz

23. De música ligera

24. Disco eterno

25. Cae el Sol

26. Prófugos

27. Nada personal

28. Te hacen falta vitaminas

Me falta una, verdad? Soplen.  

La foto es cortesía de Mariaemilia.

noviembre 30, 2007 Posted by | Delirios, Musiquita | , | 17 comentarios

Árbol para el fotógrafo

dsc048482.jpg


Así es casi siempre el portarretrato en Yaracuy…colorido pero sombrío. Contradictorio como la lluvia diaria y el perenne calor.

 

Lo que siempre son bellísimos, en la carretera, en la “metrópoli” sanfelipeña y en los pueblos de los alrededores, son los árboles. Es un estado de árboles que hablan. Frondosos, flacos, de muchas ramas, con huecos en el centro como los que dibujábamos en la escuela, de colores y hasta muertos. Todos cuentan, revelan algo.

 

Con esas hojitas que parecen de tela o de papel crepé, como con cuello y brazos largo, te regalo esta imagen robada en la mañana de una comunidad de Veroes llamada El Guayabo. Nada que ver con el nombre, no hay analogía.

 

Delator amarillo sobre un fondo gris pizarra, como el de los Berol Prismacolor. La explicación lumínica te la dejo a ti….porque el fotógrafo eres tú, y no es fácil regalarle una imagen a un fotógrafo que tiene tantas en sus cámaras, en sus rollos, en su memory stick, en sus negativos, y en su cabeza, según el momento. Lo que sí es fácil es leerle el discurso, escuchar lo que dice, descifrar los símbolos…

junio 25, 2007 Posted by | Delirios | 6 comentarios

Poco tiempo

Para todo. Para comer con calma. Para ver películas. Para leer…cosas del trabajo, de la red y del ocio-placer. Para hablar con la gente. Para escuchar. Para echarme cremas. Para cambiar las cosas de cartera. Para planificar todo como me gusta, en estricta agenda. Para soñar. Para responder mensajes. Para trasnocharme, como ¿era? mi costumbre. Para limarme las uñas. Para visitar clientes, je! Para escribir en el blog. 

Así pasan algunas semanas…no hay tiempo de nada, pero al final, tampoco queda nada.

abril 29, 2007 Posted by | Delirios | 3 comentarios

Viejos sábados

¿Te acuerdas cuando no había un solo sábado que no estuviéramos en la calle?

Y la ciudad se nos hacía a veces grande para poder ir a ver a los panas que tocaban esa noche en distintos sitios: cafés sifrinos, antros en el centro, discotecas efímeras y el mismo punto de llegada: Bamboleo. En todos tocaban esos panas que versionaban los temas de nuestra adolescencia más decentemente de lo que lo hacen ahora. Y a todos íbamos porque no andábamos con gente gafa que no sabía dónde quedan las cosas en Barquisimeto, ni les importaba andar en taxi cuando salieron los Mini 11 que cobraban 1500 Bs, y no temían cruzar la Bracamonte.  

¿Recuerdas aquella vez que estábamos en el Radio Club, ese sitio prestado al que fuimos varias veces donde oíamos la musiquita que nos gustaba, con una vista de Barquisimeto lista para imprimir? Me refiero a esa vez en la que “Telcel” estaba libre y yo con mi fiel Tele Tac llamé a todos aquellos que nunca llamaba cuando no existían los mensajes de texto, ni los planes por segundo. La misma vez que bajamos a pie por Santa Elena, cuando en la ciudad aún se podía caminar de noche, en trulla, claro.  

Era la época en la que no daba flojera salir porque nunca estábamos cansados, cuando algo tan fácil como estudiar era el mayor esfuerzo, la cerveza cara costaba como 500 bolos y yo, aunque nunca tomaba, siempre lo sabía. Hablar y cantar, hablar y cantar….era lo único que me mantenía despierta, si quería, hasta las 6 de la mañana y nadie me creía que pudiera hacerlo sin tomar absolutamente nada.

Chávez era un recién llegado y la gente no hablaba con tanto trauma de él, no era aún el culpable de todo, ni tampoco el tema principal de conversa, qué ladilla, hasta eso cambió profundamente. Ahora lo amas o lo odias, y eso te hace diferente o igual. En aquella época, sólo parecía que habíamos perdido nuestro primer voto y ya.  

Suena como si fueran mil años, pero no son ni siquiera diez, en realidad. No son los mismos amigos, ni los mismos grupos versioneros. Mucho menos los sitios (que ya no existen), ni los temas de discusión, ni nuestros problemas, ni las ganas de hacer algo casi obligatoriamente el sábado en la noche, ni el espíritu rockanrolero. Aunque eso sí está bien…sería un poco triste envejecer siendo igual que a los 18 años: unos entregados a la vagancia, soñando con vivir del rock y la artesanía de pucas y pulseras, y otros, que creíamos que la gente trabajadora hace real y que graduarse summa cumlaude sirve para algo en la vida. 

Era fina esa época, eran finos los sueños, era fino lo mucho que nos queríamos y queríamos a los panas, a quienes ya no vemos, ni llamamos, menos visitamos porque nunca hay tiempo para eso. Era fina especialmente esa noche, en la que como de costumbre, me cantaron La flaca de Jarabe de palo, canción que nunca me gustó, pero que siempre me saca un sonrisa porque me acuerdo de eso. Y también tocaron Jeremy, por supuesto.  

Fueron muchas noches de sábado, y tengo algunas paralizadas (así como ésta) que titilan de vez en cuando.

abril 4, 2007 Posted by | Delirios | 12 comentarios

Como una película de Tim Burton

Así estuvo el paisaje camino a San Felipe ayer en la mañanita. La autopista rumbo a Yaracuy es bellísima, con ese verde que te quiero verde, matas y flores varias que adornan el camino. Y de regreso a Barquisimeto, siempre son dignos de contemplar, los colores que pintan el cielo, unos días más amarillo que anaranjado y viceversa.

Pero ayer en el camino de ida, el cielo estuvo distinto: había tremendo sol brillando con un cielo gris pizarra que anunciaba aguacero, de fondo. Extrañísima combinación pero no sorprendente en Yaracuy, un estado de clima loco e inconstante. Exageraba la nota burtoniana el fuego de las usuales quemas en la autopista. Era luz,  penumbra y llamas, a la vez.  

Una de las cosas que más me ha gustado desde que era niña e iba los domingos a Chivacoa, son los árboles porque tienen formas que les atribuyen personalidad. Son como el bárbol de El Señor de los Anillos, el ent, ese árbol con forma y movimiento, que habla. Así son los árboles en la vía a Yaracuy, unos amistosos, otros espeluznantes, unos muy poblados, otros muy secos. Pero todos con esa forma y esa personalidad. 

Entonces, ver hacia el frente en la carretera ayer, era como ver un cuadro de Tim Burton: un paisaje todo sombrío, medio tenebroso que contrastaba con los rayos que dibujaba por encima el terco sol negado a opacarse, y con las flamas de abajo. Y para rematar, los “bárboles” nativos, cada uno con su personalidad, tomando forma y casi sonido…como en Big Fish, por ejemplo.  

En el blog de Laura+ pueden leer la descripción de otro viaje yaracuyano. 

A diario hay películas diferentes. El paisaje es una de las cosas que no son rutinarias en mi jornada.  

febrero 16, 2007 Posted by | Delirios, Uncategorized | 5 comentarios

Empezar

A eso voy con mi blog new.

Todo el mundo me repitió aquella premisa de “borrón y cuenta nueva” al perder todos mis otros posts. Así que eso haré: plantilla nueva, dirección nueva, cositas nuevas pues. No autora nueva.

También me sugirieron hacer otra cosa, darle una vuelta al blog para que el cambio fuera total. Pero no puedo dejar de quejarme y patalear en mi blog, es su génesis, su esencia. Ni de ser insoportable, ni de escribir cuánto me estresa casi todo el mundo. Pero como a veces soy buena, saben que también escribo de otros temas. Aunque sí quiero ampliar y hacer algunas cosas nuevas.

Lo cierto es que acá en WordPress, entre otros juguetes (que iré conociendo al paso de los años), estrenaré categorías -que hablan por sí solas- para agrupar mis posts: La gente es así, Crónicas amotinating, Gajes del oficio, Veo cine dvd y poca tv, Musiquita, De letras, Delirios, Cuentos de camino y Manías.

Pues, este es el nuevo Edelweiss’s Voice…..y el último post que tuvo mi blog borrado, será colgado en este, porque es un crimen no publicar las fotos de la boda de Marianella, la del año. Pronto.

¡Bienvenidos a mi nuevo blog!! En sus marcas….

 

PD: Gracias a los que me cambian el link en sus blogroll! 😉

febrero 4, 2007 Posted by | Crónicas Amotinating, Cuentos de camino, De letras, Delirios, Gajes del oficio, La gente es así, Makinaciones blogueras, Manías, Musiquita, Veo Cine-DVD y poca TV | 9 comentarios