Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Hace 8 años en La Mega

micromega

El pasado 6 de agosto cumplí 8 años de locutora en La Mega de Barquisimeto. Son muchos los post que le he dedicado a La Mega, en los aniversarios de la radio, de mis programas, y ya es un disco rayado que vuelva a decir aquí que esa es la radio donde siempre quise estar.

El viernes 7 hicimos el foro Voces en corto circuito, como parte de la lucha que el circuito Mega hace para mantener todas las radios encendidas. Luis Chataing, Guillermo Díaz, Iván Matta y Alex Goncalves vinieron de Caracas a expresar sus opiniones en el auditorio de la Universidad Fermín Toro. Los “teloneamos” de Barquisimeto, Leonardo Camacho y yo. Unos con más años, más celebridad, más programas y más real que otros, pero todos llevamos la palabra “radio” pegada en la frente y la vocación. Y no es nuestro caso nada más: No he conocido al primer trabajador de radio que no se apasione la vida entera haciendo eso y que de pronto empiecen a cerrar las emisoras aquí es un shock insuperable que obviamente, no queremos seguir viendo –ni oyendo-.

Esa lucha, lo dijimos varias veces no es sólo por el circuito Mega, sino por la radio en general. Pero este post, condicionadamente es sobre mi cumpleaños en La Mega, y lo que quería referir del foro es lo que allí dije: que me gustaría haberlo celebrado, teniendo otro contexto. Y quiero decir: 8 años y contando!!!!

Cuando empecé a trabajar ahí tenía 21 años y apenas estaba en el 3er semestre de Comunicación Social. Toda la vida le agradeceré a Juan Andrés Peñalver haberme ofrecido en nuestras largas jornadas de fin de semana en Bamboleo, ese horario pesado pero divertido, de 10 a 12 de la noche, razón por la cual me quedaba dormida en la clase que tenía a las 7 am.

Además del enorme palo de agua que cayó esa noche que empecé en La Mega mi primer programa que se llamaba A última hora, tengo dos anécdotas que me encanta repetir: Nelson Zambrano fue mi primer operador, y varias personas me decían que era el mejor de todos. “¿Con qué vamos?” era la pegunta que no dejaba de hacer antes de ir al aire para que no lo agarrara fuera de base con algún track del mini disc o alguna llamada. Le tenía pánico porque como saben los que lo conocen, es demasiado antipático y mete miedo, pues. Luego nos hicimos panas porque somos como de la misma calaña jajaj y hoy en día es el gerente de producción de la radio, y también es mi esposo. Y no por esto último, pero confirmo que como operador, no se aceptaba ni un error. Adicional: Lleva 17 años ahí, más de la mitad de su vida. Nadie hace eso sino es por amor al trabajo, no??

Esa misma noche, la primera persona que me llamó para desearme suerte en el programa y tal, fue Leonardo Camacho, el Doc, a quien para el momento, yo no conocía de nada. Se había ido temporalmente de La Mega, dejando ese horario, precisamente. Fue muy pana dándome tips  del horario difícil, y a los meses regresó para la mañana de donde no salió más. Hoy en día, es el director de la radio, mi pana y mi compadre.

He estado en todos los horarios de La Mega  -menos en la mañana, salvo casos puntuales-: Tarde en la noche, temprano en la noche, tarde en la tarde, a media tarde y tempranito en la tarde. Y así somos allá: un equipo grande, una familia grande.

Sigo creciendo, sigo aprendiendo, sigo makinando, ahora en la lucha por hacer valer los dos slogans más recientes de la radio: Fuerza Mega, donde sea….

[Break: Por cierto, para los que me mandaron correos a favor del gobierno, alegando que las radios explotan a sus operadores, les informo que en La Mega, todos cobran mucho más del sueldo mínimo y tienen todos los beneficios contemplados en la Ley. Y hasta donde yo sé 6 horas de trabajo diario no es explotación. Información general, pues.

Ahora, para lo que dicen que no todos los programas son buenos, que si este desinforma, el otro sólo echa broma, creo que no es necesario repetir que esta es una radio de entretenimiento, de corte juvenil y que si un programa le parece malo o lo que usted quiere es escuchar noticias, como todo en la vida: puede cambiarlo y poner otra cosa. Y si cree que la radio va a ser tan culta como nuestro único canal social, pues siéntese a esperar. Me molesta que suene a caletre, de parte y parte.]

Aunque ya nadie lo soporte, dejo el video de la canción en español que MAAAAS sonaba en La Mega cuando empecé

Y esta la que más sonaba en inglés

Y esta la venezolana, cuando no existía el neofolclor

Anuncios

agosto 11, 2009 Posted by | Cuentos de camino, Gajes del oficio, Musiquita | 10 comentarios