Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

De lo divertido que resultó ir al cine este fin…

Este fin de semana me pasó lo más cómico que me ha ocurrido en un cine alguna vez, y al mismo tiempo, volví a confirmar lo farandulera que es la gente en Barquisimeto.

 

Quería ver la película Perros Corazones de Carmen La Roche, un día después de su estreno, yo tan fiel al cine nacional, siempre. Nel y yo estábamos en la radio y por la cercanía, lo más lógico era que fuéramos a un cine por aquel lado (este) de la ciudad y no a Cinex, que es mi preferido, con ambas salas ubicadas al oeste. Como suele suceder con las pelis venezolanas, no estaba en todas las salas, sino en dos: La nueva de Cines Unidos del Sambil y Cinex del  CC Babilon. 

 

Yo la verdad, ya había perdido la costumbre de reservar en Cines Unidos porque hace un buen rato que dejé de ir a Las Trinitarias, y qué ilusa, pensé que en fin de semana iba a conseguir entradas en el Sambil. Pese a ser una película venezolana, que normalmente no llenan salas en todas las funciones, y clase C, que normalmente no llenan salas en todas las funciones, cuando llegamos a las novedosas y aún no familiares máquinas que despachan las entradas en Cines Unidos del Sambil, obviamente no había entradas para ninguna función de Perros Corazones. Insólito, casi inédito en el cine nacional desde la película de Salserín. Qué bien por Carmen La Roche, pensé.

 

Picados por ver la peli y porque pocas veces tenemos tiempo para esto, decidimos arrancarnos para el Babilon, donde siempre hay entradas disponibles, y verla entonces en la última función de la noche. Cuando llegamos a la taquilla ocurrió el episodio cómico nunca antes visto por mí en cine alguno:

 

Anairene: Me das dos para Perros corazones a las 9 y 20, por fa

Cajera del cine: ¿Ustedes están seguros de que quieren ver esa película?

Anairene: (Cara de ponchada)…Eeeeehh, sí, me acabo de echar un viaje desde el Sambil sólo para verla

Cajera del cine: Ay, yo le recomendaría que no. Yo la vi ayer y es aburridísima, demasiado lenta, no pasa nada. Si pueden ver otra…

Anairene: (mira a Nelson con cara de “qué es esto” y sin contener la risa, insiste)… ummm, bueno, no importa, corremos el riesgo

Cajera del cine: De hecho serían los únicos en la sala, más nadie ha comprado entradas para esa función

Nelson: O sea, que si no entramos no la proyectan?

Cajera del cine: Sí, si la proyectan, es un acuerdo con la productora aunque no haya nadie

Nelson: Bueno, vamos

Cajera del cine: Bueno, pero al menos tiene un mensaje muy bonito al final

Anairene y Nelson: Graacias (muertos de la risa)

 

Episodio cómico: ¿Qué cajero de un cine trata de convencer al público de que no vea una película? La verdad, es que si me lo hubieran advertido en ese mismo cine con El Caracazo, que es lo peor que he visto en mi vida, lo hubiera agradecido.

 

Episodio que me confirma que en Barquisimeto la gente es lo más novelero y farandulero que existe: Que en un cine nuevo en el este no haya entradas para una película venezolana a ninguna hora, mientras que en el extremo de la ciudad, en un cine más viejo, la misma película haya vendido sólo dos entradas (Las mías). Obviamente, la gente no se estaba matando por ver Perros Corazones, lo que quería era ir al cine nuevo del Sambil a ver lo que fuese.

 

Creo que toda esta historia me hizo ubicar la película en un segundo plano, aunque fuéramos las únicas dos almas que la disfrutamos en esa sala tan grande, con asientos tan cómodos. Pero definitivamente, la cajera estaba completamente equivocada. A mi me pareció buena, otra de esas sustanciosas propuestas que ha hecho la gente recientemente con nuestro cine, “diferente” le dicen algunos.

 

Ciertamente, es lenta, pero uno siempre está alerta, con un suspensito que te mantiene pendiente. Tiene como todas las películas venezolanas, ciertas debilidades en el guión que los simples espectadores percibimos, y creo que lo que la cajera llamó “mensaje bonito al final” fue un cierre un poco cursi, pero en general me pareció bien. Marialejandra Martín y Miguel Ferrari, son harto conocidos por sus trabajos en telenovelas, pero ambos demostraron ser mucho más que protagonistas de dramáticos con muy buenas interpretaciones. No sólo el personaje de la novela pues, que es lo que pasa con ese actor que tanto me agrada pero que tan poco me convence, cuyo nombre empieza por Edgar y termina por Ramírez (y eso que se le conoció en una sola novela).

 

Al principio estaba muy desubicada con el malandro de la peli que se parecía a la mayoría de mis amigos de antes: Dreadlocks, piercings, mal aspecto…pero malandro??  Nelson decía que lo habían buscado en el Bunker del Este….pero todo tiene una explicación, finalmente.

 

Sí es distinta, lenta pero entretenida, divertidos movimientos de cámara, perros entrenados, bien hecha con pocos personajes y sólo dos locaciones: un parque que es puro monte y una casa en la que todos los que tenemos más de 20 años viviendo en la misma casa, encontraremos similitudes con la nuestra. Buena opción para ver una película venezolana, no sólo por ir a conocer una sala de cine. Aquí en su página le pueden conocer la historia.

 

Mi frase favorita fue la del malandrito David (Josué Gil) : “Yo no soy malo, soy una rata, pero no malo”.    =)

Anuncios

octubre 13, 2008 - Posted by | La gente es así, Veo Cine-DVD y poca TV | , , , , , ,

4 comentarios »

  1. Hola Anairene.

    Esta vez no te escribo para comentar algo en tu blog (que siempre leo), sino para pedirte tu correo. Necesito preguntarte algo sobre La Mega. Si puedes mándamelo a mmzupan arroba gmail.

    Gracias!

    Comentario por MZ | octubre 13, 2008 | Responder

  2. caramba…
    si, definitivo el cine se ha vuelto una experiencia donde loa pelicula queda en un segundo plano…
    Saludos

    Comentario por The Goddamn Devil | octubre 18, 2008 | Responder

  3. Ya las cotufas no están solo en el puesto de chucherías: cada cajero tiene una por cerebro.

    Comentario por José Eduardo García Figueroa | octubre 21, 2008 | Responder

  4. una cajera sensata que sabe que el cine nacional,todo y sin exepcion es una mierda. que bella mujer.jajajaja!!!! no se porque se siguen haciendo peliculas aqui, antes era el presupuesto ahora que tenemos presupuesto que jode es simplemente que somos mediocres cinematograficamente y nos cuesta y duele mucho aceptarlo.

    aplausos a esa gran cajera. gran mujer,

    Comentario por jose miguel | octubre 23, 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: