Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Doctoras

No hay cosa más aburrida que un reposo. Aunque estas vacaciones entre tareas y diligencias, se me fueron muy rápido, tampoco quería que me clavaran un reposo la primera semana de trabajo. Y menos por dengue. Mi segunda vez.

 

Pero aquello de que lo único contra el dengue es el reposo, es cierto, porque a uno le duele todo, y todo produce fatiga, así que no quedan muchas opciones aparte de dormir y ver tv o alguna peli en el mejor de los casos, y pensar…

 

Desde la semana pasada que cumplí con otras diligencias médicas comentaba con mi familia que definitivamente no me gustan las doctoras, médicos mujeres, pues. Salvo algunas excepciones, claro: mi tía Ana por ejemplo. Neumonólogo, la doctora de la familia a la que le preguntamos todo. Además inteligente, precisa y tajante, como debe ser.

 

También me gusta la internista que me diagnosticó el dengue, que ya me había visto antes: Talía Uzcátegui (a quien yo llamo María la del Barrio), porque además de minuciosa, es cómica sin perder el glamour.

 

Pero en general, hay algo de la mayoría de las doctoras que en realidad no me gusta. Primero, debe ser esa condición de mujer de querer como “echar cuento”, esa “comadrería” que me molesta, no sé…Hay otras que atienden como si estuvieran en su casa, como una doctora con actitud de ama de casa, algo así. Otras, cuya apariencia no las ayuda, y si uno le va a poner la salud en sus manos, ni modo, con una franelita no puedes confiar en ellas.

 

Mi médico endocrino, que controla mi diabetes es Alfonso Castillo Dugarte, no sólo famoso por su programa en televisión. También lo es por su constante actualización en todo lo que tiene que ver con esta enfermedad, por tener un título de diabetólogo, ser súper tecnológico y además, un poco temperamental y regañón si el paciente es indisciplinado. Yo lo amo con todo el paquete completo, y a él le creo todo, hago todo lo que me dice y creo ser una extraordinaria paciente diabética de 20 puntos, justamente por la sinergia que tengo con él.

 

También tengo mi médico de cabecera, El Doc Leonardo Camacho. Mi pana, compadre y jefe. Ese mismo que la gente en Barquisimeto escucha todas las mañanas haciendo el programa El Hospital de La Mega y cuando llega a la emergencia de la clínica Canabal confirman “Ahhh es que El Doc de La Mega es doctor de verdad”. Lo es, y es de los más sabios que conozco. Muy acertado en sus diagnósticos y tratamientos, es de esos doctores en los que uno confía para todo.

 

Y así, en diferentes especialidades, tengo algún doctor preferido, hasta ginecólogo. Es demasiado tercermundista eso de “yo prefiero que me vea una ginecóloga porque me da pena”. Aunque sí tengo amigas ginecólogas que me agradan, pero la condición de la pena me da un poco de grima.

 

No sé, a mi los doctores me inspiran más confianza, sabiduría y respeto. Creo que el culpable que eso sea así fue el Dr. Carlos Rivero, pediatra brillante con el cual muchos crecimos. Cuando se jubiló, sufrí porque jamás encontré otro como él y hasta grande, me recetaba de vez en cuando. Pediatra mujer? Jamás como él…

 

Obviamente, como en todo hay excepciones, y habrá médicos matasanos, otros que tiran flechas y no pegan una, así como sabias y grandes doctoras de las que cada quien tenga anécdotas, no quiero hacer una generalización, ni tampoco una discriminación de mi género femenino. Es sólo una observación de lo que he visto recientemente en mis rutas clínicas….

 

…y espero incluir en el paquete de las buenas médicos a mis amigas, las próximas doctoras Alejandra y Jenny, sean cuales sean sus especialidades.

 

PD: como ven, estoy aburrrrrrrridaaaaa

Anuncios

septiembre 9, 2008 - Posted by | Cuentos de camino, Manías | , , , ,

9 comentarios »

  1. .Uhhmm..en lo que a médicos y gente profesional de la salud se refiere… yo suelo asociar el sexo con la especialidad..No le creería una palabra a una traumatologa, ni me gustaría que me operara una cirujano….pero por otro lado..prefiero a las mujeres psicólogas que a los hombres, también prefiero a las dermatologas y las odontologas…también como internistas me generan confianza….oftalmologo, solo confió en hombres….No se, loqueteras mias….

    ..Por cierto, hablando de dengue..hace 10 años yo me iba muriendo de dengue hemorragico….las plaquetas se convirtieron en una especie en vías de extinción en mi sangre.. y recuerdo que perdí casi 10 kilos en 2 semanas..!! QUE TE MEJORES…!!!

    Comentario por tuqueque | septiembre 10, 2008 | Responder

  2. Gracias Tuqueque, afortunadamente yo tengo el clásico y mis plaquetas se han portado muy bien. Antes ya me había dado un poco más fuerte…

    ahhh pero entonces no soy la única maniática con respecto a los doctores….pero te digo algo sobre los odontólogos: aunque siempre las cosas de rutina me las he hecho con odontólogas, una de ellas me dijo que las cosas como extracciones serias debía hacerlas alguien con mucha fuerza. Por eso cuando me volé las 4 cordales las hice con un tipo extraordinario que no me dejó ni cachetona

    Comentario por edelweissvoice | septiembre 10, 2008 | Responder

  3. Hola Anairene. Muy bueno tu blog te felicito, sin dudas existe una especie de afinidad de los pacientes por el sexo del medico y su Especialidad, en mi consulta muchas mujeres me comentan que prefiere verse con un Ginecólogo que con una Ginecóloga, lo curioso es que cuando les pregunto pq muchas no saben contestar, las mujeres son tan buenas médicos como los hombres solo que no nos imaginamos una mujer Traumatologa, Urologa aunque las hay jajaja Tratare de oírte en la radio y cuídate del dengue, nosotros los médicos cuando algo no tiene tratamiento especifico el reposo se convierte en el primer medicamento y no se aburra solo búsquese un Hobby.

    Comentario por Victor G. Page H | septiembre 10, 2008 | Responder

  4. Qué fino, un doctor con blog…ya lo leeré para instruirme! gracias!

    Comentario por edelweissvoice | septiembre 10, 2008 | Responder

  5. jajajaja.. chama a mi nunca me ha dado dengue, asi que no se como te sentirás.. en cuanto a doctoras mi medico de cabecera se llama… migdalys delgado y es la mejor siempre me cura rapidito jejeej y de neumonologo es rolendo torres, tremendo
    pero en general..no me gusta ir con los docs =(

    Comentario por Vero | septiembre 12, 2008 | Responder

  6. Bueno, mi mama es una de esas poquitas mujeres traumatólogos según Victor, aunque ya retirada. En muchas oportunidades de chamo fui especie de asistente en su consulta y bueno, era una dura quitando yeso con una sierra de disco que tenía, poniendo mandíbulas en su lugar y cosas asi. En la mayoría de los casos yo me hacía el pendejo y miraba pa otro lado o me ponía a arreglar las “herramientas”. Pura vocación médica pueees(la mia). Aparte de eso bien estricta con los pacientes; “A usted se le dio reposo, si bailó con el yeso como se va a curar?” le oí decir en alguna oportunidad.
    No me consta si era buena o no porque no tuvimos alternativa, de la mano de mi mama usamos botas ortopédicas, mi hermana usó twisters o como se escriba, que son una suerte de disfraz de robocop infantil que recorre las piernas de principio a fin, que a la autoestima de un niño no es digamos un diploma.
    Tambien recuerdo las guardias nada facil en el hospital; Se volcó un autobús a las 2 de la mañana en nosedonde con 57 heridos. Pues la doctora de 1,55 de estatura mas o menos se echaba a todos los vivos encima desde esa hora y muchas veces tenia que seguir de largo para cumplir el horario normal de trabajo en el hospital.
    Hoy en día, luego de 8 años de retiro, aun llaman a su casa para consultar una cosa u otra. Y por supuesto nunca falta; “Ah tu eres hijo de la doctora Porta, Ella me curo a mi, a mi mama, a mi hermana, a mi abuelita” y se desparraman los agradecimientos.
    Si, a la final estoy seguro que era buena, pero siendo la mama de uno es poca la objetividad que se puede tener.
    Ah y mi papá es pediatra, así que anecdotas médicas no me faltan.
    Saludos Ana y que te mejores

    Comentario por CiclopeTuerto | septiembre 15, 2008 | Responder

  7. Qué fiiiino, Arnoldo, no sabía que tus padres son médicos…jaja,la verdad es que yo tampoco he visto a una traumatóloga…más fino todavía por tu mamá jeje.. un besito!

    Comentario por edelweissvoice | septiembre 15, 2008 | Responder

  8. Hola Anairene; buscando informacion del Dr Alfonso Castillo Dugarte encontre tu blog; se por ti que es maravilloso; mi ginecologa me remitio a su consulta, ya que me detectaron hiperinsulinismo. La Doctora con paciencia me dijo que el Doctor Castillo tiene muchos pacientes y que llegara temprano. El martes mi esposo fue a la Policlinica a averiguar si era por orden de llegada o con cita, y quedo perplejo con los diez pacientes a las 11 de la mañana, le atinaron decir que la consulta comienza a las 10 de la mañana, que empezaba de 10 a 1, y reanudaba de 3 a 7…

    Ademas de pensar en cambiar de manera radical mi vida alimenticia (colesterol alto too!), y puede sonar estupido y hasta ridiculo, pero no he dejado de pensar en esperar larguisimas horas para que el Doctor me atienda; he hecho mentalmente una lista de cosas para no aburrirme y recriminarme en la sala de espera mi flojera, y mi imbecibilidad de tomar tanta coca cola en vez de un jugo de lechoza sin azucar, amar con locura la mayonesa, o ser una admiradora de las gomitas acidas!

    Anairene: solicito de tu inmensa bondad me cuentes el mecanismo de anotarse en la agenda de la secretaria del doctor, si llega a las 6 de la mañana y reparte numeros, si llega a las 10 (para que irme a las 5 de la mañana si la secre llega a las 10), si apenas atiende 15 pacientes diarios….por favor!!!

    gracias!

    ahhh! y tengo ginecologa, pero prefiero psicologo! jejejejejej

    saludos

    Comentario por adriana | octubre 29, 2009 | Responder

    • Hola Adriana!
      sí, la esperas en los doctores son una gran pérdida de tiempo. Eso y los bancos acaban con nuestro tiempo libre.

      Te diré lo que hacemos en equipo mi papá y yo: Él, que suele levantarse a las 5 am, se dispara a la Policlínica tipo 5 y 30. La idea es llegar un pelo antes de las 6, porque ya después es tarde. Al llegar allí espera (haciendo lo que tu tienes en la lista, por ejemplo), hasta que llega la secretaria a las 9 más o menos. Si tiene éxito me anota de primerita, pero ocurre que hay mucha gente de de Guanare, san Felipe, etc que triple madrugan y aveces ha conseguido uno o dos por delante. Y ellos van haciendo su lista para enterar a la secretaria de cómo va la cosa. Una vez anotada con la secretaria, entonces yo que me la doy de la reina de Inglaterra, arranco para la clínica y llego antes de las 10 y ahí espero lo que me toque: si estoy de primera paso de una, o espero que pasen los dos que tengo por delante, por ejemplo.

      Si quieres pasar entre los primeros, es un grave error llegar después de las 6 de la mañana, créeme, no tiene sentido. Llegar a las 10 es imperdonable, a menos que quieras echarte todo el día ahí. Y ni hablar de la tarde, no pasas ese día, de hecho, por lo general quedan pacientes del día anterior. Así que lo mejor es irse al amanecer y asegurarse de pasar temprano para salir antes de medio día. Si no, a instalarse allí. Pero vale la pena totalmente, es un doctor muy acertado, muy investigador-estudioso, siempre al día con todo y si eres paciente mal portada que no hace caso, muy regañón jajaja.

      Eso es lo que yo hago. Mucha suerte con el procedimiento y con el doctor, ojalá te guste y te haga un tratamiento fino. Después me cuentas, ok????

      Saludos!

      Comentario por edelweissvoice | octubre 29, 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: