Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Por mis plastic shoes

Lo que me pasa a mí en establecimientos comerciales es insólito. He llegado a la conclusión de que así como a la gente que revisa todo en la comida, le salen pelos y patas de cucaracha en sopas, empanadas y ensaladas, a mí me tocan estos personajes que atienden al público. Vamos marcados, pues. Y eso que aquí no he relatado todos mis episodios…dígame en los entes públicos!

 

En fin….yo soy adicta a los zapatos poco comunes. Ya antes he escrito de lo mucho que me molesta comprar zapatos porque todas las zapaterías venden lo mismo, es decir lo que está de moda. Las espantosas sandalias, altas, bajas, como sea…los zapatos de punta o de huecos para que salgan todos los dedos…..horriiiiiibles. Entonces tengo uno que otro lugar donde de vez en cuando me sacan la pata del barro, literalmente.

 

Estrellita, que conoce mi afición por los zapatos en cuestión -al punto de que ha visto alguno mal parado por allí, y me lo compra segura de que me van a gustar- me recomendó un sitio en el Sambil de Caracas donde venden los zapatos brasileros Melissa, esos que son todos de plástico, como una goma pues. Hay de todos los colores, modelos, formas, bonitos, feos, etc.

 

Como fui a Caracas este fin, me fui corriendo al Sambil a buscar la tienda, sin nombre, además, por lo cual no podré decir cómo es que se llama. Apenas la encontré me pegué como loca al vidrio porque los quería todos! Beeeios, de muchos estilitos. Hice mi selección preliminar: los más grandes, siguiendo mi modelo preferido de zapatos. Unas gomas beias así como suecos holandeses, pero en vez de madera, de goma como de chancletas jaja y demasiado cómodos. Antes de preguntar por otros que me gustaron, le digo a una de las dos niñas que atienden que me lo busque un pelo más grande porque ese no me queda.

 

[Música incidental] Y la niña responde: “No se los puedo buscar, mire como está la tienda llena de gente. Tengo que ir al depósito que me queda como a una cuadra (énfasis aquí) y no puedo dejar la tienda sola. Si quiere, venga más tarde”. [Sube la música incidental]  Y ahí  me pasaron el suitche y me convertí en transformer, considerado que yo fui al Sambil exclusivamente a comprar esos zapatos, porque era tarde y me tenía que ir al concierto de Fito. Solté entonces mis reacciones acostumbradas: “Eso quiere decir que tengo que esperar que la tienda se quede sola para que me puedan atender a mi, que estoy convencida de que voy a comprar estos zapatos, pero no me los puedo medir porque el depósito te queda a una cuadra (énfasis aquí)? Complementado con frases que ya son lugares comunes, como: “Ese no es mi problema, si yo voy a comprar me tienes que atender” y demás sentencias que me hacen insoportabilita, pero auxlio! Que alguien más o menos me explique la coherencia de ese argumento del porqué no me podían atender.

 

Después de sentirme como Vivian en Pretty Woman, aquella vez cuando andaba con su traje mamarracho de prosti, que no la atendieron en una boutique high class, aunque esta tienda ni era high class, ni yo andaba vestida de prosti (tal vez sí de mamarracha), entendí que la vendedora de esta historia, lo que estaba era hambrienta. Ella se había encerrado a comer, pero como se le llenó el cuarto de agua a la otra, tuvo que salir y claro, vengo yo y la voy a hacer caminar una cuadra (énfasis aquí) para buscarme los zapatos, mínimo, quería pegarme el arrocito por la cabeza. Esto lo supe porque después de que me la tragué, me dijo: “mire, lo que pasa es que yo estoy comiendo, y tengo que esperar que toda la gente se vaya para poder terminar y quitar la mesa (abrió la puerta y me lo mostró), para poder ir al depósito que queda como a una cuadra (esta vez sin énfasis, en tono arrepentido). A lo que yo respondí: “Era más fácil que me dijeras eso desde el principio”. Probablemente, también me hubiese amotinado, pero estoy segura de que en menor medida porque era algo mucho más fácil de comprender que ese absurdo de que la tienda estaba llena.

 

Volví porque ese era mi único objetivo en ese centro comercial, de no haber perdido el viaje y si fuera tan fácil conseguir zapatos, ni se me ocurriría. Siempre hay que calarse todo por las circunstancias. Claro que cuando volví, igualmente, la niña no tenía las menores ganas de atenderme, así que sólo me llevé un par de plastic shoes, pero hermoooosos.

 

 

Anuncios

julio 1, 2008 - Posted by | Crónicas Amotinating, La gente es así | ,

12 comentarios »

  1. jajajaja que loquera, quién tiene el depósito de una tienda fuera de ella ‘a una cuadra’ (énfasis aquí)?? Osea, si no calzas el número de lo que está en exhibición te toca esperar más de la cuenta (o no comprar) xD

    Cónchale chica, pero es que nos persiguen las situaciones insólitas a ti y a mí con eso de los ‘servicios y atenciones’… yo hace unos días pasé por una situación un tanto similar, pero en una tienda de electrónicos :s

    Deberíamos hacer un blog a dúo de “Quéjese aquí. Crónicas del no-servicio”… o algo así jajajajaja

    Comentario por Adri | julio 1, 2008 | Responder

  2. ok, como bien te comenté ahora en adelante colocaré la frase que me hizo coloquialmente “cagarme de la risa”, el de este post fue todo el párrafo:

    “Después de sentirme como Vivian en Pretty Woman………
    ……lo que estaba era hambrienta” 😀

    Lo otro no es precisamente una frase sino que cuando “complementas con frases que son lugares comunes” me imaginé que estabas “malandreando” a la vendedora cual negrita del Bronx o una Whitney Houston peleando con Bobby Brown… tu me entiendes jejeje

    bravo!!!! aplausos!!!

    Comentario por Yiyo | julio 1, 2008 | Responder

  3. A esos plastic shoes tendrás que echarles mucho Hansaplast…

    Comentario por feli | julio 2, 2008 | Responder

  4. jajaj qué buena Adri..sí deberíamos hacerlo porque además de igual de saladas, somos igual de chinches 😉

    Yiiiiiiyooooooo te vestiste de novio!!!! (sorry, tenía muchas ganas de decirlo :p ) jaja está bien lo de la frase, pero me debes la de Fito en los comments …y bueno, yo a veces malandreo, no sé si tan bien como tus ejemplos jaja

    muy gracioso Feli….les echaré pero yo no uso zapatos sin medias!

    Comentario por edelweissvoice | julio 2, 2008 | Responder

  5. Jejeje eres la más, pues. Ripley´s se quedó bolsa al lado de tus Crónicas Amotinating… BTW, mi primero coment pero mi cienputésima leída a tu blog, supongo que comienzo a ser mejor persona ;D

    Comentario por HistaminA | julio 2, 2008 | Responder

  6. Que riñones… O sea, te vienes cuando yo te pueda atender.
    En Las Trinitarias hay una juguetería donde compramos a veces los regalitos de los cumpleaños, y hay dos cosas que me hacen hervir la sangre: la mala cara que tienen para atender y que nunca te quieren forrar un regalo, menos si ya son mas de las 7:30 pm. Una vez nos dijeron que si lo hacían pero que no tenían cinta adhesiva, así que me fui a la librería que queda cerca y compré un rollito para ver que me decían. Lo forraron, pero con una cara de “a red chair” que era como para una foto.
    Cuando sí los forran los dejan todos choretos, como para que no se te ocurra preguntar de nuevo.

    Comentario por Oz | julio 3, 2008 | Responder

  7. Quizás, el error no fué vestirte de prosti, sino andar mamarracha: Las prostis (que pargo suena eso) o las que se visten como tal, siempre tienen un lugar VIP en mi corazón.

    Comentario por José Eduardo García Figueroa | julio 11, 2008 | Responder

  8. hola te cuento que en plaza las americas tambien los venden y a lo mejor alla te atienden mejor

    Comentario por sara | julio 18, 2008 | Responder

  9. “si yo voy a comprar me tienes que atender” y demás sentencias que me hacen insoportabilita, pero auxlio! Que alguien más o menos me explique la coherencia de ese argumento del porqué no me podían atender”

    Te comiste la primera “i” de Auxilio, bella…
    Un abrazo, y btw, bienvenida a mi blogroll 🙂

    Comentario por Rafa | julio 23, 2008 | Responder

  10. Hola !!!! Estoy como loca buscando esos zapatos. Al menos podrías decirme en qué nivel o plaza o cerca de qué tienda queda el local donde te trataron tan mal pero conseguiste llevarte al menos un par de zapatitos. Gracias 🙂

    Comentario por Marisela | septiembre 15, 2008 | Responder

  11. Hola MArisela….la tienda está en el último nivel, el que está más abajo…autopista, creo….por donde está la pastelería Danubio, de ese mismo lado, te vas caminando y consigues una tienda de ropa, que tiene en la exhibición muchos zapaticos de esos. no tiene un nombre específico, son como letras. donde atiendan mal ( a menos que esté el dueño que sí es amable, lo vi la 2da vez que fui) ahí es

    Comentario por edelweissvoice | septiembre 15, 2008 | Responder

  12. La tienda se llama ELI

    Comentario por María | febrero 20, 2010 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: