Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Postales de Leningrado

postales_de_leningrado.jpg

Desde hace un tiempo para acá, las películas venezolanas postuladas al Oscar ya no son una novedad. En esa preselección nunca falta una Maroa, Una casa con vista al mar o Secuestro Express. Pero nunca pasan de la precandidatura, por supuesto.

Este año, la noticia la dio Postales de Leningrado (escrita y dirigida por Mariana Rondón), y como ya se está haciendo costumbre, a mi no me sorprendió. Sorprendida quedé anoche cuando fui a verla y me ENCANTÓ!

Ya he contado muchas veces que soy muy, muy fanática del cine venezolano. Trato de no perderme ninguna, me gusta saber quienes integran el equipo desde el protagonista hasta el que reparte el café, siempre lo promociono y pago mi entrada para verlo, además (nada de dvd quemado). Pero estemos claros: la mayoría de las películas son malas. Uno siempre sale con una inevitable desilusión que te hace pensar “será para la próxima”. Porque sino son malas, entonces, falta algo, la historia quedó mocha o las actuaciones fueron pésimas. No sé, pero siempre pasa, es parte del decepcionante cine venezolano.

Pero Postales de Leningrado, me hizo sentir una satisfacción que sólo sentía con los cortometrajes de la UFT, en el mejor sentido casero, considerando que eran hechos con las uñas, por panas y no creía que el resultado fuese bueno. Claro, tampoco es una obra maestra, y como cualquier peli francesa, mexicana, gringa, o de donde sea, tiene sus detalles, sólo que los baches venezolanos suelen ser más obvios, pero la verdad, en conjunto está muy bien hecha, diría yo.

¿Qué me gustó? La estética, todo muy visual y sin mal gusto (como la mayoría), las locaciones, las animaciones. Por supuesto, esa forma de ir echando la historia pa’lante y pa’tras que a mi tanto me gusta en las películas. Y sobre todo los actores. Laureano Olivares, a mi parecer es uno de los mejores talentos jóvenes con los que cuenta la televisión y el cine venezolanos. Desde su emblemático papel en Sicario, ha demostrado que puede interpretar muchos roles dejando atrás a Jairo, aun y cuando la mayoría sean malandros. He ahí el punto de clave que evidencia su histrionismo. Y que me perdonen sus fanáticos, pero para mi es mucho más respetable que Edgar Ramírez, que me cae muy bien y me gusta, pero no podemos negar que en inglés o en español, en Elipsis o en El Don, siempre, siempre es Cacique, sin vuelta atrás.

Haydee Faverola, quien hace de la abuela loca, es genial en la historia. Sé que es actriz de teatro, creí haberla visto, pero no doy con ella. Así, el resto de los actores, incluyendo a Greisy Mena, quien de la niña prospecto de músico académica en Maroa el año pasado, pasó a ser la madre guerrillera que sale medio desnuda, en lo que parece ser una escena justificada y no un capricho del cine local.

Update: Gracias a Claudia, que me sacó de la confusión y me acotó que Greisy Mena no era Maroa, sino Yorlis Domínguez. Un lapsus! Son como parecidas y confié en mi apreciación :s

Y los niños son una cosa realmente especial. Me recordaron una película colombiana protagonizada por infantes llamada Los niños invisibles. Las caritas, las actitudes, lo grandes actores que se revelan antes de tener una década cumplida. Empezando por la niña que narra toda la historia, pasando por Teo (William Cifuentes), el principal, y los primitos que matizan lo que ocurre con unas pintas muy particulares. Y esa narración infantil es lo que hace que el planteamiento de esta peli sea distinta a lo mismo de siempre: un relato desde un punto de vista totalmente inocente, por una niña que piensa que las artimañas de la guerrilla son como juegos de niños: cambiarse de nombre y ocultar la verdadera identidad permanentemente, esconderse y ser el hombre invisible, huir, cambiar armas, e ir a Leningrado y mandar postales. Con una mención especial a lo que significa tener miedo… a cualquier edad, en cualquier parte. No es una fórmula nueva, de hecho, es constantemente comparada con La vida es bella, pero yo creo que fue un buen planteamiento.

Ha sido muy comentado que esa espontaneidad con la que se cuenta una historia heavy como la de la guerrilla, relatada muchas veces en otras películas de acá, pudo ser lograda de esa forma, porque su directora Mariana Rondón lo lleva en su sangre y en sus recuerdos, al ser hija de Pavel Rondón, ex guerrillero venezolano y actual embajador del país en Colombia. Ella tal vez no recibió postales, pero tenía unas cuantas dibujadas en su cabeza.

De allí, que tenga un documental anterior titulado “Hijos de la guerrilla”, en el que los hijos de los combatientes relatan sus historias escondidas. No lo he visto, pero ¿Entrevistarían a Alejandra Petkoff?

Como simple espectadora a la que le enferma hablar de todo lo que ve ( y no por dármela de “crítico de cine” como me dijeron una vez), siempre he pensado que el gran problema de las películas criollas es el guión. Vacíos, incoherentes, inconclusos, elija usted el calificativo y búsquele la película que le quede mejor. También creo que eso ha mejorado recientemente, pero las fallas siguen persistiendo ahí. En este caso, se me hizo un poco repetitiva la manera de abordar la situación en “el monte”, algunas escenas como en desorden y unos detallitos que quedan en el aire.

La verdad, he leído críticas muy buenas y muy malas, pero así la vi yo. Como dije, no es una obra maestra, pero Mariana Rondón, me hizo salir contenta del cine esta vez.

 

Anuncios

septiembre 28, 2007 - Posted by | Veo Cine-DVD y poca TV

8 comentarios »

  1. Yo la vi, yo la vi!!!!!!! 😀
    …y también me recordó a Los Niños Invisibles.

    Aunque ya casi hacia el final, a Andreina y a mí nos pareció que perdió un poquito de fuerza, en general la película es excelente… aparte que a mí me dio una nostalgia horrible, porque casi todas las locaciones eran calles y lugares de mi infancia (Mérida) :’)

    Será que cruzamos los dedos a ver si por lo menos la nominan??? 😉

    Comentario por adriale | septiembre 28, 2007 | Responder

  2. Me sorprendió mucho leer al fin que te había gustado una película hecha acá.

    Pendiente de verla, saludos.

    Comentario por El Fantasma de Canterville | septiembre 28, 2007 | Responder

  3. hola. Te escribo por una razón: ¿Tú estás teniendo problemas con los widgets de la barra lateral?

    Comentario por johnmanuelsilva | septiembre 28, 2007 | Responder

  4. Es que llevo como tres días en que no puedo hacer nada, no puedo modificar mi lista de favoritos ni nada.

    Comentario por johnmanuelsilva | septiembre 28, 2007 | Responder

  5. Hola Johnmanuel….la verdad, no he intentado hacer nada con la barra estos días….entonces no sé si haya problemas…

    Comentario por edelweissvoice | octubre 1, 2007 | Responder

  6. No, fue solo cosa de un día. Gracias…

    Comentario por johnmanuelsilva | octubre 1, 2007 | Responder

  7. Amigo, Greisy Mena no era Maroa sino Yuileisi, la amiga prostituta adolescente de la protagonista. Es bárvaro el cambio que da en Postales de Leningrado.

    Comentario por Claudia | octubre 3, 2007 | Responder

  8. esa peli me gusto mucho

    Comentario por D'Hers | octubre 9, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: