Edelweiss’s Voice

El sonido de mis letras

Nuestro divertido Día del Niño

Ayer Feli (mi padre, para los que lo desconocen) inventó que fuéramos a comer a la calle, sin reparar en que era el Día del Niño, ni que nos íbamos a divertir tanto sin andar con ninguno…que por cierto, ¿cuándo inventaron eso? Yo la primera vez que lo oí tenía como 11 años, y ya no quería ser niña, claro.

En fin, otros años, también incautamente, se me había ocurrido la terrible idea por una u otra cosa de ir, nada menos que a Las Trinitarias el Día del Niño, sin saber de las colas, el atropellamiento y el poco de niños ajenos gritándole a uno en la oreja. A mi me gustan los muchachitos, pero a menos que tengan alguna relación conmigo, si es de lejos, mejor. Porque estar encerrado en un pote como las Trinitarias con 3 mil muchachitos que no sean nada de uno, chillando por cosas distintas, es algo que rechazo calarme hasta que tenga los míos y no me quede más remedio. Es más, yo rechacé calarme las Trinitarias hace un buen tiempo ya, sólo voy cuando quiero ir al cine, cuando tengo que comprar un regalo o algo en particular. Pero pasear en las Trinitarias es algo que yo dejé de hacer cuando empecé a ser ocupada, y me obstinó calarme las colas pa todo, el gentío, y lo aburrido de darle la vuelta.

Pero nos fuimos al Metrópolis, nunca habíamos ido. Bueno, yo fui la semana pasada a llevar a almorzar a Rufi en su breve visita futbolera a Barquisimeto, pero no conocí nada más allá de la feria de las comidas, que es aburridísima, por cierto. Por suerte hay un Sakura y a la mayoría de los visitantes del centro comercial como que no les gusta mucho, porque no había cola.

Entonces, en familia decidimos recorrer por primera vez los amplios pasillos del que también es conocido como el “Monópolis”, por su ubicación el extremo oeste. Y la verdad, no fue tan caótico porque los niños no andaban sin rumbo viendo de qué se antojaban, todos estaban como por sectores, agrupados, entretenidos que sin con pintacaritas, juegos, maquinitas, etc. Pero no andaban regados por ahí.

Después de que comimos, dimos unas vuelticas, hicimos unas compritas, todo muy dominguero venezolano, y nos fuimos a un café, donde vivimos el momento más divertido en el Metrópolis gracias al Día del Niño. Resulta que por la conmemoración, había un sitio cerca de donde estábamos, que reunía a los niñitos y tenía un musicón a todo volumen con puras canciones de antaño, que honestamente, ningún muchachito de esos conocería. La vaca lechera, Tengo una muñeca vestida de azul, El chorrito, La Rueda, Sana sana, entre otras antigüedades más, salían en esas voces de retrasados que ponían los que grababan discos infantiles, como si cantando normal, los niños no fueran a entender.

Bien, como decía, apuesto lo que sea a que el 90% de los menores no conocía ninguna de esas canciones, contrariamente a cualquier selección de reguetón que hubiera hecho el DJ Nené Sarcos. Es duro, pero es así, cada día, las nuevas generaciones tienen peor gusto. Entonces, lo divertido del asunto, que hizo que nos quedáramos un buen rato sentados en el café observando, y desarmándonos de la risa, fue ver a los adultos, a TODOS, cantando y bailando las viejas canciones infantiles.

Imagínense el centro comercial full de gente, un poco de madres –y abuelas- de diferentes estilos: entre los veintipico y cincuentipico, sifrinas, humildes, encopetadas, mamarrachas, pero también, padres galanes, padres gorditos, y parejitas de novios, de las cuales, el novio recordaba la letra de “en el viejo hospital de los muñecos, llegó el pobre Pinocho malherido”. No había distinción de género, edad, ni clase social –ven? Como lo que yo decía del reguetón hace tiempo!- Ese era el indicativo de que esos temitas fueron las canciones que marcaron la infancia de muchos de nosotros, de aquellos de más allá, pero no de los de más acá.

Divertidísimo. La gente pasaba y liberaba las ganas de cantante (siempre presentes), unos muertos de risa, despreocupada y espontáneamente, y otros, como con pena, soltaba cada frase musical, después de una risita tímida, y si pillaban que uno los estaba viendo, se sonrojaban o bajaban la cabeza apenados. Pero nadie se cohibió de cantar.

Ahora, ubiquen el cuadro, no sólo en una persona o una pareja, sino cuando todas las madres-abuelas, desde donde estuvieran: caminando, sentadas o paradas esperando que les regalaran unas bombas, coreaban en paralelo “no es una vaca cualquieeeeeeraaaaaaa, me da leche condensada, ay que vaca tan salada, tolóoon, tolóoon”…por supuesto, con especial mueca, énfasis o coreografía en “tolón, tolón” (Como seguramente, ustedes tararearán también al leerlo aquí!).

Mis padres y yo morimos de la risa y  nos tripeamos el Día del Niño.

Anuncios

julio 16, 2007 - Posted by | Cuentos de camino, La gente es así, Musiquita

9 comentarios »

  1. jeje que fino que la pasaste chevere el “día del niño”…yo en cambio preferí mantenerme alejado de los centros comerciales, ya el sábado fue bien estresante las colas en Valencia nunca paran…por cierto aquí también le dicen “monotrópolis” jejeje
    Saludos

    Comentario por el loco | julio 16, 2007 | Responder

  2. Esas son las cosas que aquí aprendemos d elos valencianos que son más cosmopolitas, querido loco!! =)

    Comentario por edelweissvoice | julio 17, 2007 | Responder

  3. y pensar que yo me calé ese tipo de temas como por un año entero (trabajaba en un parque infantil) :s

    Pero sí, es imposible que los mayores de 20 no cantemos esas canciones cuando las escuchamos, al menos el coro!!!

    Comentario por Adri | julio 17, 2007 | Responder

  4. jajajaja noooo Adri, pago por verte trabajar en un parque infantil 😀

    Comentario por edelweissvoice | julio 17, 2007 | Responder

  5. Jeje… qué tripa “Teengouna vaaa calecheeeraaa/Noes una vaaa cacualquieeeraaa/sepaseacondi si mu lo/matamoscas con el…” (¿cómo es que era la letra? se me olvidó).

    Sí cuando uno anda por ahí escotero le fastidian mucho los muchachitos pero todo cambia por completo cuando tienes uno, jaja… ya te veremos.

    Comentario por nbv | julio 17, 2007 | Responder

  6. Y tu cantaste?? Si o no??? Dilo! jaja hace poco en el primer cumpleaños de mi sobrino tuve la linda oportunidad de cantar a coro con mis primas (Veinteañeras todas incluyendome)todas esas canciones de la infancia. Es muy cierto, ya no se oyen en las voces de los mas pequeñitos, ya son de antaño, solamente las maestras de prescolar deben aprenderlas e inventar otras nuevas, sin embargo, pese a todo lo anterior, dentro de 10 años las seguiremos oyendo, y nosotros los arrepentidos por no oirlas un poco mas, las enseñaremos a los futuros retoños para que no sean esclavos del regueton o de alguna prosa musical mucho peor.

    Comentario por Marian | julio 17, 2007 | Responder

  7. Así es Nbv, seguramente perderé todos los papeles con un miñito mío….

    Claro que canté Marian!!…pero sin coreografía =)

    Comentario por edelweissvoice | julio 17, 2007 | Responder

  8. Jajajajajajaax10000000000…pero si los niños SON LO MÁXIIIIIIMOOO!!! Yo si quiero mi baby para pasearlo por todos los centros comerciales de este país tercermundista en el día del niño y los fines de semana =)

    Espero que estes mejorrrr ❤ See youu

    Comentario por Bel | julio 18, 2007 | Responder

  9. Pues coincido contigo. Las Trinitarias, sólo para algo justo, preciso y necesario, mucho menos si está lleno de gremlins. Anoche por cierto fui a BECO en el área de VIDRIO y había un monstruo jugando con una pelota DIOXXXX la madre en el limbo y el tripon a punto de romper todo, incluyendo mis oídos.

    Y de lo otro, esas canciones erán lo MAAAAXIMO me las sé toditas, lo raro fué que en ese C.C. (que no conozco aún) las hayan colocado, imagino a todos los niños aburridísimos jejejeje.

    Comentario por Nacarid | julio 18, 2007 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: